FeSP UGT Aragón denuncia una pésima gestión en SARGA

FeSP UGT Aragón tilda de errático, despreocupado e irresponsable el comportamiento de la Dirección de SARGA en lo que respecta la gestión de la empresa pública. FeSP UGT insta a la Dirección a que priorice el mantenimiento de los meses de contratación y que no se aminoren las condiciones laborales, ni retributivas de los trabajadores.

A pesar de que el Gobierno de Aragón ha aumentado el presupuesto en los últimos años, especialmente en el operativo de incendios forestales, la mala gestión y la despreocupación por el medio rural aragonés, está dando lugar a un mal aprovechamiento de los recursos invertidos y a situaciones en las que se da una precarización innecesaria de los trabajadores.

Esta misma semana la Dirección de la empresa ha comunicado que van a reducir los meses de contratación del operativo de prevención y extinción de incendios forestales pasando de 10 meses de contratación en 2018, a 8 meses en 2019.

También quieren limitar el pago de los incrementos salariales pactados a los trabajadores para este año, lo que resulta intolerable.

La empresa alega problemas económicos, una justificación que no tiene sentido ya que tanto los trabajadores del operativo de prevención y extinción de incendios como el resto de departamentos de la empresa, completaron los trabajos asignados correctamente en la anterior campaña y ahora van a sufrir las consecuencias de una defectuosa gestión de la empresa pública más grande de Aragón con cerca de 1.500 trabajadores.

FeSP UGT apunta al desinterés mostrado por parte de la Gerencia de la empresa  respecto al consenso existente en las Cortes de Aragón entre los grupos políticos sobre la necesaria lucha contra la despoblación, el desarrollo rural y el medio ambiente.

La empresa SARGA está inmersa en una especie de caos interno en el cual, cualquier despropósito parece ser posible. Así, se dan situaciones inaceptables como el que se interrumpan los contratos de un día para otro porque repentinamente se dan cuenta que no queda dinero, o que se hagan los llamamientos a los trabajadores fijos-discontinuos para las pruebas físicas obligatorias y para las incorporaciones al puesto de trabajo con muy pocos días de aviso, causando un grave perjuicio a estos y sus familias ya que deben estar al inicio de campaña a la espera de la llamada de la empresa durante semanas para incorporación a sus puestos de trabajo.

Estas situaciones se producen tras un importante incremento económico del Gobierno de Aragón en la inversión tanto en la prevención y extinción de incendios forestales como en los Espacios Naturales Protegidos. Además, el aumento presupuestario de los últimos años y el consecuente aumento de los meses de contratación de los trabajadores del Operativo de Incendios y los Espacios Naturales Protegidos corresponden a demandas propias del medio rural aragonés, algo que no ha parecido interesar a la Dirección de SARGA.