Precariedad y estacionalidad, principales males del mercado laboral

Según los datos de Paro registrado y Seguridad Social publicados hoy, el mes de mayo ha sido bueno para el empleo, en términos cuantitativos en España y en Aragón. Sin embargo los males de nuestro mercado de trabajo siguen siendo la estacionalidad - en Aragón en mayo sesgada hacia la agricultura- y la precariedad. Los datos de contratación muestran que la temporalidad está cada vez más arraigada en la cultura empresarial, y que los nuevos modelos de flexibilidad productiva no hacen sino aprovechar una desregulación que se da en la norma, pero también la escasa capacidad para controlar su cumplimiento. Para UGT Aragón urge por tanto que el nuevo Gobierno de España afronte de manera decidida la derogación de los aspectos de la reforma laboral que favorecen la precariedad y la devaluación salarial y así como el reforzamiento de los medios de inspección. La propuesta negociación de un nuevo Estatuto de los Trabajadores no puede ser una excusa para no actuar de manera rápida ante las mayores lacras de nuestro sistema de empleo.

El paro registrado ha bajado en Aragón en el mes de mayo en 3.019 personas, lo que supone una disminución relativa del 4.74%. En términos anuales el paro ha bajado en Aragón en 3.475 personas, con una bajada relativa del 5.41%. En España el comportamiento de la cifra ha sido peor en el mes de mayo, -2.66%, y similar en el conjunto del año, -5.31%.

En mayo en Aragón hay un total 60.731 parados, de los cuales 36.945 son mujeres, y 23.786 hombres, y evidencia que el ritmo de disminución del paro entre las mujeres sigue siendo la mitad que el de los hombres: -3.41% para ellas frente al 6.73% para ellos. Con esta evolución, las mujeres siguen representando el sesenta por ciento de los parados.

En el mes de mayo el paro bajó en todas las provincias y sectores en Aragón.

En cuanto a la afiliación a la seguridad social, en Aragón crece en mayo en 10.905 cotizaciones, lo que conlleva un incremento porcentual del 1.91, por encima del estatal, que se queda en el 1.1%.  En términos anuales, sin embargo, Aragón crece ligeramente por debajo: el 2.68% en Aragón y el 2.78% en España. Por provincias el mayor crecimiento se da en Huesca y el menor en Teruel, quedando Zaragoza muy cerca de la media. En el año, el esquema se repite.

El sector que ha tirado en Aragón de la afiliación durante mayo ha sido la agricultura, con 9.360 nuevas altas del total de 10.905 de incremento. El otro sector con fuerza en el mes ha sido el de actividades administrativas y servicios auxiliares, con más de mil nuevas afiliaciones. En el lado negativo la industria, que pierde casi mil afiliaciones. En términos anuales, son los servicios los que más incrementan la afiliación, donde destaca el sector sanitario y de servicios sociales, También la agricultura y la construcción crecen por encima de la media, y la industria incrementa sus números pero por debajo del crecimiento general.

El nivel de empleo indefinido a tiempo completo que reflejan las series de afiliación al régimen general de la seguridad social se mantiene apenas por encima del 48% (48.11%). En el momento en que las cifras de afiliación al régimen general de la seguridad social se aproximan a las del máximo histórico de julio de 2007, podemos decir que un millón y medio de afiliaciones a tiempo completo (la décima parte del total) han sido sustituidas por la misma cantidad de afiliaciones a tiempo parcial y de empleo fijo discontinuo.

En consonancia con ello, la contratación indefinida de mayo en Aragón se ha situado en el 8.98% y en España en el 8.87%. De hecho, en abril (último dato conocido), solo el 5.83% de los contratos que se firmaron fueron indefinidos a tiempo completo; el 4.09% fueron indefinidos a tiempo parcial, el 58.45% temporales a tiempo completo y el 31.64% temporales a tiempo parcial. En el caso de las mujeres, todavía peor, ya que estas cifras son del 4.57, 5.07, 48.91 y 41.44 respectivamente.

La tasa de cobertura por prestaciones de cualquier tipo en Aragón era en el mes de abril del 59.27%, lo que quiere decir que más de 30.000 parados no recibían ningún tipo de prestación, y solo 19.148 (el 33.09% de ellos tenían derecho a una prestación contributiva media de 825 euros.)