Proteger los bosques hoy para frenar la degradación del planeta

Día Internacional de los Bosques

• Los bosques ayudan a mantener el aire, el suelo y el agua en buen estado y tienen un papel clave frente al cambio climático, la contaminación, la erradicación del hambre o la sostenibilidad de comunidades rurales.

• La educación es primordial: no podemos permitir que la población se desvincule cada vez más de la naturaleza y carezcan de la concienciación y la comprensión de los beneficios de los bosques.

• Es fundamental establecer medidas encaminadas al consumo y la producción forestal sostenibles, la gestión sostenible de los recursos naturales y la adaptación y mitigación al cambio climático.

Como cada 21 de marzo desde el 2013, hoy se celebra el Día Internacional de los Bosques, una conmemoración con la que la Organización de Naciones Unidas pretende sensibilizar y concienciar sobre la importancia de todos los tipos de ecosistemas boscosos y celebrar las diferentes maneras en las que los bosques nos mantienen y protegen.

El tema de este año es Los bosques y la educación y tiene como lema “¡Aprende a amar el bosque!”, con ello se quiere destacar la necesidad de aprender a entender los bosques y proporcionar a los más jóvenes los fundamentos necesarios para que comprendan su importancia. Los bosques ayudan a mantener en buen estado el aire, el suelo y el agua y desempeñan un papel clave ante algunos de los mayores desafíos a los que nos enfrentamos hoy en día, como el cambio climático, la erradicación del hambre y la sostenibilidad de comunidades rurales.

Además, el porcentaje de personas que vive en las áreas urbanas crece a un ritmo muy elevado. Se espera que en el año 2050 un 70% de la población habiten en grandes ciudades. Sin una buena educación, esto puede suponer que las personas se desvinculen cada vez más de la naturaleza y carezcan de la concienciación y la comprensión de los beneficios de los bosques y de la necesidad de gestionarlos de manera sostenible, por lo que es esencial que los bosques formen parte de nuestra vida y educación.

Los bosques son unos ecosistemas repletos de vida. Ocupan alrededor de un tercio de la superficie terrestre y albergan las tres cuartas partes de la biodiversidad terrestre. También son el hogar de cerca de 2000 culturas indígenas, que suponen más de 370 millones de personas (el 5% de la población mundial). Además, los bosques son esenciales para la reducción de la contaminación atmosférica y la mitigación del cambio climático, ya que funcionan como sumideros de carbono. Se estima que los bosques eliminan de la atmósfera aproximadamente dos mil millones de toneladas de CO2 al año.

Los bosques y los objetivos de desarrollo sostenible
De los 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS), hay uno que atañe directamente a los bosques. Es el objetivo 15: “Vida de Ecosistemas Terrestres” que recoge la importancia de proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar los bosques de forma sostenible, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y poner freno a la pérdida de la diversidad biológica.

Pero la influencia de los bosques va mucho más allá de un único objetivo, ya que también realizan una contribución directa a la consecución del objetivo 1 (fin de la pobreza), del 6 (agua limpia y saneamiento), del 7 (energía asequible y no contaminante) o del 13 (acción por el clima).

Se necesitan políticas destinadas a gestión forestal sostenible

Desde UGT estamos decididos a proteger el planeta, sus ecosistemas y su biodiversidad ya que consideramos que es un problema grave no solo para el medio ambiente sino también para la erradicación de la pobreza y el hambre en el mundo.

Por eso, aprovechando la celebración de este día, queremos destacar la importancia de establecer medidas encaminadas al consumo y la producción forestal sostenibles, la gestión sostenible de los recursos naturales y la adaptación y mitigación al cambio climático, de manera que se pueda satisfacer las necesidades de las generaciones presentes y futuras. Estas medidas tienen que contar con un presupuesto suficiente para poder llevarlas a cabo, no pueden caer en saco roto. Es necesario pasar de las palabras a la acción.