El aumento de la recaudación fiscal no se puede fiar a la iniciativa privada, hay que impulsar la iniciativa pública

​El Secretario General de UGT, Cándido Méndez, ha afirmado que el anteproyecto de ley para la reforma fiscal del Gobierno “se asienta dentro de un escenario de intensificación de la recuperación económica sobre el cual tenemos serias dudas”.

“No se puede fiar el aumento de la recaudación a la recuperación de la iniciativa privada, sino trabajar en un escenario del aumento recaudatorio, la lucha contra el fraude fiscal e impulsar la iniciativa pública para asentar la recuperación y traducirla en empleo de calidad y reforzamiento de los servicios públicos”.
 
Cándido Méndez ha realizado estas declaraciones tras la reunión con el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas con UGT y CCOO, donde “se nos ha informado verbalmente del contenido de este anteproyecto y nos ha dado un calendario de desarrollo del mismo, que se prolongará hasta noviembre y sobre el que le hemos expresado la necesidad de mantener contactos durante estos meses para realizar una valoración más ajustada, cuando tengamos el texto escrito, y para realizar aportaciones más completas del texto”.
 
Durante la reunión, las organizaciones sindicales han planteado al Gobierno la necesidad de “resolver la diferencia de trato de la carga fiscal que soportan las rentas de los asalariados en función de la carga tributaria que tienen”. En este sentido, “ha aumentado el peso del IRPF sobre las espaldas de los asalariados y, sin embargo, ha caído la recaudación del impuesto de sociedades por encima de lo que se han reducido los resultados de las empresas, por lo que se produce una diferencia discriminatoria entre las rentas del trabajo y del capital”.
 
Cándido Méndez ha considerado también que “se debe contribuir a la recuperación económica aumentando el consumo, defendiendo la necesidad de recuperar el poder adquisitivo de los salarios y mejorando la situación de los asalariados a través de la rebaja del IVA en productos alimenticios de primera necesidad y el aumento del IVA en los productos de lujo, algo que creemos que no se va a producir”.
 
Además, ha defendido la lucha contra el fraude fiscal. “Mientras en España hay 60 empleados públicos de la Agencia Tributaria por cada 100.000 habitantes, en Europa hay 130. Es imprescindible una mayor dotación de este organismo para luchar contra el fraude y para desarrollar una estrategia de mayor transparencia en las cuentas de nuestro país”.