El CES demanda políticas que sienten las bases para un empleo de calidad y con derechos

​El Consejo Económico y Social (CES)​ ha presentado en el día de hoy la Memoria socioeconómica y laboral de 2014, tras aprobarse el pasado 27 de mayo en el Pleno de dicho organismo.

Un diagnóstico compartido por sindicatos, empresarios y sociedad civil sobre los acontecimientos más relevantes del año pasado en materia económica, laboral y social, además de aportar proposiciones para cumplir así con la función de organismo consultivo del Gobierno.

La Memoria se divide en tres capítulos: el primero analiza la situación económica actual; el segundo, destinado al mercado de trabajo, políticas de empleo y relaciones laborales; y el tercero a la protección social y la calidad de vida.

De esta forma, el CES incide en la recuperación de los sectores productivos de nuestra economía, sobre todo el industrial, para hacer crecer un 1,4% el PIB, así como en la evolución positiva de la reestructuración financiera para recapitalizar y sanear sus balances. A pesar de ello, señala el continuo descenso del crédito al sector privado, algo sin duda a corregir.

En cuanto al mercado laboral, el organismo afirma que la evolución del empleo es positiva pero aún insuficiente para hablar de recuperación, ya que, a pesar de descender el volumen de desempleo, el que se crea es precario y temporal, disminuye la población activa y aumentan el tiempo parcial involuntario y los parados de larga duración. 
En este sentido, señala que España está diez puntos por debajo de la media de la Unión Europea en tasa de empleo, por lo que reclama políticas que no solo reduzcan el paro, sino que sienten las bases para crear empleo de calidad y con derechos.

En relación a la protección social,  denuncia el continuo descenso de los recursos en algunas materias, como Sanidad, Educación o Vivienda, reflejando cómo España es, junto a Grecia, el país con una evolución social más preocupante desde el inicio de la crisis.

Por ello, demanda mayores esfuerzos en este apartado con el fin de contrarrestar los efectos del fuerte deterioro de las rentas de la mayoría de la población y disminuir así los niveles de pobreza y exclusión social existentes.