El gasto en prestaciones desciende en Aragón un 18%

Los datos de paro registrado en abril, un mes átono para el empleo, muestran nuevamente la contradicción entre el descenso del número de desempleados y el casi nulo dinamismo de la creación de empleo según los datos de afiliación a la Seguridad Social, que es además estacional. En el paro registrado se observa con preocupación como las mujeres tardan más en incorporarse al mercado de trabajo –el paro entre los hombres disminuye casi el doble-. El mercado laboral es cada vez más precario, donde ganan peso las formas de contratación temporales y a tiempo parcial. En cuanto al número de desempleados que perciben algún tipo de prestación y la cuantía de las mismas, cada vez es menor. De hecho, el Estado ha gastado en prestaciones en Aragón en el primer trimestre de este año un 18% menos (26.5 millones menos), que el año anterior, frente a un descenso del paro del 12%, lo que evidencia que las prestaciones disminuyen a mayor velocidad que los parados, dejando a muchos de ellos sin ningún tipo de cobertura.

 

El paro registrado ha bajado en el mes de abril en Aragón en 1894 personas, lo que supone una rebaja del 2.11% respecto al mes anterior, y una bajada del 11.93% en términos interanuales. En España la bajada del paro respecto a marzo ha sido menor (-2.04%), y también menor en términos anuales (-7.43%).

Por género, se sigue observando una disminución del paro más acelerada entre los hombres que entre las mujeres en términos anuales (-16.07 frente a -8.32), y en el mes de abril esta diferencia ha sido muy acusada, siendo del -3.48 en hombres y apenas del 1% entre las mujeres.

En cuanto al reparto territorial del descenso, tanto Zaragoza como Teruel tienen cifras similares de descenso del paro, siendo la excepción Huesca, que prácticamente ve estancado el paro con un aumento de ocho centésimas.

Sectorialmente , el paro baja sobre todo en agricultura y construcción, y es este último sector el que destaca en términos anuales

Los datos de afiliación a la Seguridad Social no son tan halagüeños, ya que indican un estancamiento de la ocupación en Aragón, que crece en siete centésimas, frente a un aumento en España cercano al punto (0.91). A pesar de que el mes de abril no suele ser muy dinámico en cuanto a creación de empleo, en 2016 la atonía ha sido especialmente acusada.

De la escasa creación de empleos en abril es la agricultura la que da cuenta de la totalidad, aunque también haya ligeros aumentos en construcción y comercio, y pérdidas estacionales importantes en hostelería y actividades recreativas y de entretenimiento. En términos anuales el crecimiento español y aragonés son muy 
similares (2.67 y 2.57 respectivamente), destacando la creación de empleo en industria, transportes, administraciones públicas y sanidad, y continuando la pérdida de empleo en actividades financieras y seguros.

Los datos de afiliación al régimen general muestran que el empleo de calidad, el indefinido a tiempo completo, sigue perdiendo peso. En el mes de abril el peso de este tipo de contrato es del 48.56% frente al 49.02 del año pasado y el 48.91 de marzo.

Si nos fijamos en el último año, apenas un tercio de las nuevas afiliaciones lo son indefinidas a tiempo completo, y en el último mes tan sólo el 14.9. Esto va generando un mercado cada vez más precario donde ganan peso las formas de contratación temporales y a tiempo parcial.

Estos datos vienen dados por las cifras de contratación, que mes a mes muestran que tanto en España como en Aragón se ha instalado el 10% como la cifra en torno a la cual, décima arriba o abajo, se sitúa la contratación indefinida.

La tasa de cobertura en el mes de marzo sigue a la baja, y en términos interanuales ha caído más de tres puntos (-3.05), situándose en el 50.91. Dicho descenso se da también en la cobertura contributiva.

En cuanto a la cuantía de las prestaciones, la cuantía media de la prestación contributiva es de 816.5 euros, trece menos que hace un año y tres menos que el mes anterior.

El Estado ha gastado en prestaciones en Aragón en el primer trimestre de este año 116 millones de euros, frente a los 143 del año anterior (26.5 millones menos). Esto supone un descenso del 18% en el gasto, frente a un descenso del paro del 12%, lo que quiere decir que las prestaciones disminuyen a una velocidad mucho mayor que los parados, dejando a muchos de ellos sin cobertura.

Conclusiones
Para UGT Aragón es imprescindible un cambio de las políticas económicas para que el crecimiento de empleo se asiente en bases sólidas sin depender de la estacionalidad y reforzar el sistema de políticas activas para ayudar a los parados a adecuarse al nuevo mercado laboral, en que se están generando nuevas profesiones para las que no hay formación. Para el sindicato también es prioritario la derogación de las reformas laborales para frenar el deterioro de la calidad del empleo y reformar el sistema de prestaciones para poder dar cobertura a aquellos que no encuentran todavía un empleo y puedan vivir dignamente​