El modelo de desplazamiento a los centros de trabajo es caro, contaminante y aumenta la siniestralidad

El transporte colectivo es el mejor medio de desplazamiento para que los trabajadores puedan ir y volver al trabajo, especialmente cuando las empresas están ubicadas lejos del núcleo urbano o del domicilio. Según el estudio elaborado por Área de Medio Ambiente de UGT Aragón a petición de la Agencia de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Zaragoza "Los autobuses: transporte colectivo para desplazamientos con menos emisiones" se concluye que el uso transporte colectivo público o discrecional reduce el riesgo de accidentes in itinere, el absentismo laboral, la congestión viaria, las emisiones de gases y partículas a la atmósfera y el ruido y se reduce los costes de desplazamiento.

Actualmente el 60,88% de desplazamientos al centro de trabajo se realizan en vehículo privado a motor (coche y/o moto) mientas que el transporte colectivo, bien público (autobús, tranvía, cercanías) o bien autobús de empresa, es elegido por el  17,83% de los usuarios. ​

El estudio que se ha presentado hoy en Ayuntamiento de Zaragoza por José de la Morenas, secretario de Política Sindica e Industrial de UGT Aragón y Teresa Artigas,  concejala delegada de Medio Ambiente y Movilidad analiza en concreto el servicio discrecional- que sustituye ente 14 y 30 vehículos particulares cada día- sus emisiones y consumos de energía y, plantea una serie de propuestas para mejorar la eficiencia de estos vehículos.

José de las Morenas ha aseverado que el modelo actual para ir y volver de trabajar "no es de calidad, es caro, contaminante, tiene riesgos y supone una elevada pérdida de tiempo". Por su parte Artigas ha puesto el acento en su valor ambiental pues con él se disminuyen las emisiones de CO2  (0,4 toneladas/año de un trabajador en bus, frente a 1,4 ton/año en coche).

Entre otras conclusiones el informe destaca que el transporte público no es la opción más favorable, pues no llega a los polígonos industriales o áreas empresariales del entorno de la ciudad. Mientras que si se aumenta el uso de autobús de empresa con una mayor ocupación, las emisiones por pasajero se reducen.​

Desde el sindicato, la apuesta por abordar la movilidad sostenible a través de la negociación colectiva.