Empleo estacional y peor remunerado

La EPA del II trimestre muestra unos datos que desinflan en parte las expectativas gubernamentales de creación de empleo y que es básicamente estacional. En Aragón la ocupación crece sobre todo en  agricultura y los servicios - sectores menos dinámicos en salarios- y cae en la industria y la construcción. El paro aumenta en este trimestre y se observa con preocupación el enquistamiento del paro de larga duración sobre todo en los mayores de 50 años. En Aragón, hay actualmente 55.000 parados de larga o muy larga duración de un total de 99.500 desempleados. Los datos de la Encuesta de Población Activa muestran que el crecimiento de la economía española se ralentiza. UGT Aragón reclama políticas que la impulsen a través de los sectores más sólidos como la industria que a su vez generen empleo de mayor calidad, estable y con mejores salarios. Además el Gobierno debe apoyar un aumento de rentas salariales de empleados públicos y pensionistas y establecer un salario mínimo digno. Por último, se deben articular políticas activas que permitan salir del desempleo a los parados de larga duración y habilitarse un sistema de prestaciones que proporcione a los parados unas mejores condiciones de vida.

En el segundo trimestre del año, el número de activos aumenta tanto en España como en Aragón, en el primer caso en 55.000 personas y en 4.000 en el segundo. Se trata de un aspecto positivo, ya que en las últimas entregas de la encuesta se caracterizaba por la pérdida de población activa. Un hecho que se refleja en términos interanuales, con 140.000 activos menos en España y 200 menos en Aragón, que muestra una población decreciente y una población activa estancada.​

En cuanto a la ocupación, ha crecido en este trimestre menos que en trimestres similares de años anteriores. En España la ocupación crece en 271.000 personas  y en Aragón en 3.600. Respecto al año anterior, en Aragón el crecimiento es menor en términos relativos que a nivel nacional. El crecimiento es de 435.000 personas en España (2.43%) y de 11.000 en Aragón (2.05%),

La ocupación ha crecido con un carácter marcadamente estacional, siendo la agricultura y los servicios los que tiran del empleo. En Aragón el panorama es similar, con crecimientos importantes sobre todo en agricultura y en servicios y con caída de empleo en la industria y la construcción, que revela un mercado de trabajo excesivamente ligado a campañas estacionales y con bases poco sólidas para el crecimiento.

Según la Encuesta de costes laborales, publicada ayer, sobre el año 2015, uniendo datos de empleo y costes laborales en Aragón se puede aseverar que aumenta el empleo peor remunerado y disminuye el empleo de calidad. Así, mientras los costes laborales en la industria han aumentado un 2.16% (5.14 de aumento de costes salariales) desde 2011 y se han perdido 4.000 empleos, en los servicios se han ganado 3.000 empleos y los costes laborales aumentado el 0.65% (1.29 de aumento de costes salariales).Si a ello le añadimos el aumento de la precariedad (en forma sobre todo de trabajo a tiempo parcial involuntario) terminamos de dibujar un cuadro poco positivo del empleo que se está creando tanto en España como en Aragón.

En cuanto al paro, como consecuencia del aumento de la ocupación, se ha rebajado en España, 216.000 parados menos, pero ha aumentado en Aragón por el crecimiento de la población activa, de manera que en este trimestre hay 600 parados más. La tasa de paro se sitúa en España en el 20%, bajando un punto, y en Aragón en el 15.27%, bajando una décima. En términos anuales hay 575.000 parados menos en España y 11.000 menos en Aragón, lo que supone disminuciones de la tasa de 2.37 puntos en España y 1.73 en Aragón.

Para UGT Aragón es preocupante el enquistamiento el paro de larga duración. En Aragón, de los  99.500 parados existentes, 55.000 son parados de larga y muy larga duración. Además, 16.000 aragoneses llevan más un año y menos de dos buscando empleo y 39.000 llevan más de dos años sin encontrar empleo, de los cuales, a su vez, 16.000 llevan más de tres años sin lograr reengancharse al mercado laboral, con el agravante de que la mayoría de ellos son mayores de 50 años.