"Es grave que la mujer se esté quedando fuera de la formación y la cualificación para la economía del futuro"

 “No podemos desaprovechar esta ocasión para salir de esta crisis con perspectiva de género y ello requiere cambiar, desde el diálogo social, al modelo productivo, y repensar el mercado laboral y nuestro sistema de protección social” ha señalado esta mañana en Zaragoza la Vicesecretaria General de UGT, Cristina Antoñanzas. Por ello, ha demandado al Gobierno que “cumpla con sus compromisos para reconstruir este país con perspectiva de igualdad”, lo que significa invertir en igualdad, de forma transversal, dotar de recursos el sistema para cerrar las brechas y alcanzar la plena igualdad sin demora”.

La Vicesecretaria General de UGT ha realizado estas declaraciones en una rueda de prensa para presentar el informe “Mujeres en el mercado laboral en Aragón. 2020”, junto al Secretario General de UGT Aragón, Daniel Alastuey y la Responsable del Área de Juventud y Movimientos Sociales y del Departamento de la Mujer del sindicato, Medea Gracia. Todo ellos después han participado en una reunión con cuadros sindicales en formato on line y presencial, con un número reducido de personas.

Antoñanzas ha puesto en valor los nuevos instrumentos acordados en las mesas de Diálogo Social para llevar la igualdad a las empresas, planes de igualdad, registro salarial, etc, pero ha demandado “recursos para desarrollarlos” y que se conviertan en una “oportunidad” para lograr la igualdad plena en el mercado laboral. Asímismo, ha pedido a la patronal que, “sin dilación", se sienten a negociar en las empresas y que cumplan la ley y el estatuto de trabajadores que establece igual salario por trabajo de igual valor” tras la demanda interpuesta ante el Tribunal Supremo contra el decreto que desarrolla los planes de igualdad, en concreto, sobre la composición de la comisión negociadora de los planes.  El alto Tribunal acaba de dar un varapalo en este sentido afirmando que la negociación de los planes de igualdad está al mismo nivel que la negociación colectiva.

Informe Mujer en el Mercado laboral en Aragón 2020

La Responsable del Área de Juventud y Movimientos Sociales y del Departamento de la Mujer del sindicato, Medea Gracia ha contextualizado la presentación del informe y el encuentro con cuadros sindicales, como “el colofón” a las movilizaciones y actos celebrados la semana pasada con motivo del Día Internacional de la Mujer, en los que también tuvieron cabida talleres formativos en planes de igualdad para delegados y delegadas. Medea Gracia ha destacado el carácter “especial” de la convocatoria de este año, por la situación de crisis sanitaria y el estricto cumplimento en las movilizaciones de las medidas sanitarias.

En cuanto a las principales conclusiones del informe, el secretario general de UGT Aragón, Daniel Alastuey ha expresado la preocupación del sindicato sobre aspectos formativos  “Nos parece muy grave que la mujer esté quedando fuera de la formación y la cualificación para la economía del futuro: las nuevas tecnologías y la digitalización”. Y es que el informe de UGT Aragón hace una revisión de un amplio número de aspectos, que van desde la educación hasta las pensiones para comprender cuál es el contexto general actual de las mujeres. “Hay un sesgo clarísimo entre los estudios que eligen las mujeres y los hombres”. Desde la primera diferenciación en la formación profesional básica y hasta en la Universidad ellas se concentran en las áreas de los cuidados, la salud y el sector servicios, que les llevan a trabajar en esos sectores, mientras que los hombres tienen prácticamente el “monopolio absoluto” en la carreras técnicas y las relacionadas con las nuevas tecnologías.

Asímismo, ha señalado que muchas de las circunstancias que se describen en el informe hacen que las mujeres se sitúen “en un mayor riesgo de pobreza”, cifra que ha situado en aproximadamente 150.000 mujeres.

Otros aspectos que destaca el informe es que la integración de las mujeres al mercado laboral tras la crisis de 2008, se ha visto interrumpida por la crisis sanitaria en 2020. No se ha pasado, como en el caso de los hombres a la inactividad, y eso, junto con la destrucción de empleos ha disparado el número de paradas son el 60% de total. La crisis de 2020 ha llevado al desempleo a 12.000 mujeres más, frente a 3.900 hombres.  En el paro de larga duración la mujer también es mayoritaria: el 63%. Además soportan más precariedad, temporalidad y parcialidad en los contratos.

También se adivinan otro tipo de tendencias más favorables como que la inactividad ligada a las labores del hogar ha caído desde 2007 en casi un tercio, pero todavía solo uno de cada ocho personas dedicadas a estas tareas son hombres.

Igualmente la brecha de ocupación respecto a los hombres  cae en seis puntos desde la misma fecha y se sitúa ligeramente por debajo de los diez puntos en 2020.  Es destacable que casi la mitad de las mujeres ocupadas han alcanzado un título de educación superior (frente al 36% de los hombres), un hecho que Alastuey ha valorado como un posible problema de "sobretitulación”.

Respecto a los sectores llama la atención que las mujeres ocupen mayoritariamente el sector público, incluidas las ocupaciones técnicas y de dirección, mientras que la situación se invierte en el sector privado, donde, a pesar de la mayor titulación de las mujeres, son los hombres los que ocupan puestos de mayor cualificación.

En cuanto a la brecha salarial, en Aragón en 2018 era del 24.65%, cifra mayor que la nacional (21.42%). Un dato que aumenta conforme se desciende en el nivel salarial y algunos sectores como el de servicios, concentran más riesgos de brecha salarial y precariedad para las mujeres.

En cuanto a la brecha de las pensiones se cierra muy lentamente, más en la de pensiones de jubilación (36,70%) que en general. Las mujeres son el 47.70% de los pensionistas.

UGT Aragón considera que el cierre de estas brechas pasa por apostar por la orientación educativa para que alumnas de todos los niveles accedan a la información necesaria para la toma de decisiones de su futuro profesional - incidiendo en la digitalización; luchar contra la precariedad y exigir la derogación de la reforma laboral; detectar y corregir desde la negociación colectiva categorías profesionales mal retribuidas en función de la cualificación y de aquellas feminizadas y peor retribuidas; implantar planes de igualdad y transparencia salarial; responsabilidad de las administraciones en la externalización de servicios y la retribución de aquellas muy feminizadas, así como reforzar la red de protección social entre otras actuaciones.