Es más barato invertir en la prevención del estrés laboral que asumir sus costes

​Es más barato invertir en prevención de riesgos psicosociales que asumir sus costes. Los tiempos de crisis no pueden ser excusa para dejar la prevención a un lado. Al contrario, desde UGT exigimos que se garantice la prevención eficaz de todos los riesgos, y en particular, de los riesgos psicosociales, que deben abordarse como lo que son, riesgos laborales a prevenir y no como riesgos externos al ámbito de trabajo, como sentencia la Audiencia Nacional y como estableció ya el Tribunal de Justicia de la Unión Europea para toda Europa.

Así lo ha reflejado la Secretaria de Salud Laboral de UGT, Marisa Rufino, durante su intervención en una jornada sobre estrés laboral organizada por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, donde ha recordado que la Comisión Europea ha promovido recientemente un proyecto en el que se estimó que el coste de la depresión relacionada con el trabajo en Europa asciende a 617 billones de euros anuales. En el resto de países de la Unión Europea también hay estudios de la misma temática, como en Dinamarca, donde el coste del estrés laboral se calculó entre 2.3 y 14.7 billones de coronas al año, en Francia el coste se estimó entre 1.17 y 1.97 billones de euros al año o en Alemania fue de 29.2 billones de euros.

El problema de los riesgos psicosociales es creciente y ampliamente conocido, afecta a todos los países, profesiones y trabajadores. Por ello, UGT considera necesario un desarrollo de políticas que promuevan la prevención de estos riesgos, llamados emergentes, pero que en realidad siempre han estado en el mundo laboral. La mayor precariedad del trabajo o la inseguridad laboral (hoy convertida en regla por la reforma laboral) son algunos de los factores que favorecen la aparición de trastornos mentales entre la población trabajadora.

Marisa Rufino ha señalado que, según la encuesta Flash Eurobarometer 398, solicitada por la Dirección General de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión de la Comisión Europea, hemos conocido que el 53% de los trabajadores considera la exposición al estrés como el principal riesgo de seguridad y salud al que tienen que hacer frente en su lugar de trabajo. Además, el 27% de los trabajadores de la UE dicen haber experimentado estrés causado o agravado por el trabajo (en el caso de España esta cifra se eleva hasta el 31%).​