La salud universal en Aragón todavía, hoy, una asignatura pendiente

​Este 20  de abril se cumplen 5 años de la aprobación del Real Decreto 16/2012 por el que en nuestra Comunidad Autónoma se retiraron 30.000 tarjetas sanitarias, con drásticas consecuencias para las personas afectadas.​

La Plataforma para la Salud Universal ha solicitado a todos los partidos políticos con representación en las Cortes aragonesas que insten, a través de una proposición de no de ley conjunta, al Gobierno de España para que derogue el Real Decreto 16/2012 que supuso la retirada de 30.000 tarjetas sanitarias en la Comunidad Autónoma aragonesa. También se insta en los mismos términos a la Cortes Generales.

Precisamente, mañana 20 de abril, se cumplen cinco años de la aprobación de este decreto, por vía de urgencia, por parte del Gobierno de España y que se argumentó "por la situación de colapso del Sistema Nacional de Salud (SNS)", pero que en ningún caso estuvo acompañado por un informe económico que justificara su adopción.

Desde la Plataforma para la Salud Universal, integrada por más de 30 organizaciones sociales, sindicatos y partidos políticos, se recuerda que dicho decreto "supuso una transformación profunda de nuestro sistema sanitario". ​

EFECTOS DEVASTADORES

Así, por un lado, se acortó la cartera básica de servicios, reduciendo la aportación pública sobre medicamentos, prestaciones y recursos sanitarios, con el consiguiente incremento del gasto para las familias.

Por otro lado, se modificó el derecho de acceso al SNS, supeditando el mismo a la condición de asegurado/a o beneficiario/a, excluyendo así, entre otros colectivos, a las personas extranjeras en situación irregular.

Los efectos de este RDL fueron devastadores sobre la población más vulnerable: más de 800.000 personas quedaron fuera del sistema sanitario, de ellas alrededor de 30.000 en Aragón según el INE.

Además, la Plataforma Salud Universal subraya que, aunque no exclusivamente, la población extranjera residente en nuestro país fue la principal afectada, ya que supuso un cambio de raíz en su relación con nuestro sistema sanitario: de considerarlo un espacio de integración y convivencia se transformó en un espacio de hostilidad y de exclusión. Esta circunstancia pervive en la actualidad.

Pese a los intentos del Gobierno de Aragón de revertir esta situación a través de la Instrucción de 7 de agosto de 2015 por la que se regula el acceso a la asistencia sanitaria en Aragón para las personas extranjeras sin recursos económicos suficientes ni cobertura de asistencia sanitaria del sistema nacional de salud, hoy persisten personas extranjeras en nuestra Comunidad sin asistencia sanitaria suficiente y normalizada.