Los agentes sociales y el Gobierno de Aragón presentan el borrador de la Ley para el Diálogo Social y la participación institucional

Durante esta mañana, el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, junto a la Consejera de Economía y Hacienda y los máximos responsables del de UGT Aragón, Daniel Alastuey; CCOO Aragón Manuel Pina; CEOE, Fernando Callizo y CEPYME, Aurelio López de Hita han presentado el borrador de la Ley  de Diálogo Social y participación institucional de Aragón.

La futura ley, que ha sido consensuada por el Gobierno y los agentes sociales pretende asegurar la estabilidad y la continuidad del Diálogo Social y la participación institucional de los agentes sociales y económicos en los asuntos públicos- avalada por la Constitución y el Estatuto de autonomía- con el fin de promover el progreso socioeconómico de Aragón.

El 28 de septiembre de 2015 el Gobierno de Aragón presentó una declaración institucional suscrita por los agentes sociales, tras haberse producido una paralización del proceso de Diálogo Social en la anterior legislatura. El presidente del Gobierno de Aragón ha considerado que tras la firma de la declaración, el Diálogo Social en Aragón se está desarrollando de manera "eficaz" tras haber dado lugar a diferentes acuerdos en materia de Responsabilidad Social Corporativa, empleo e igualdad, política industrial y la prevención de riesgos en el empleo.

El secretario general de UGT Aragón, Daniel Alastuey se ha mostrado satisfecho por haber alcanzado un nuevo acuerdo para la elaboración del borrador así como en el cumplimiento de los acuerdos puntuales de la declaración de Diálogo Social. En cuanto al contenido de la futura ley, Alastuey ha puesto en valor la labor de la negociación Colectiva como garante de la "paz social", tan valorada a la hora de atraer nuevos proyectos a la Comunidad autónoma, y por ello han subrayado la necesidad de proteger este "activo" por los poderes públicos.

Asimimo ha expresado su deseo de que  tras  su paso por el Consejo de Gobierno del próximo 18 de septiembre, los grupos parlamentarios tramiten el proyecto con "celeridad" y lo aprueben con la "máxima fidelidad" al texto alcanzado, que ha obtenido el consenso de todas las partes.​