Los trabajadores reclaman de la Conferencia Internacional COP 20 avances en la lucha contra el cambio climático

La Unión General de Trabajadores respalda la posición que la Confederación Sindical Internacional (CSI) y la Confederación Europea de Sindicatos (CES) mantienen ante la 20ª Conferencia Internacional de Cambio Climático que se celebra del 1 al 12 de diciembre en Lima, Perú.

En este sentido confía en que esta cumbre contribuya a encauzar las negociaciones en todos los ámbitos para avanzar en la lucha contra el cambio climático, en línea con las conclusiones del Quinto Informe del IPCC, y conseguir que el nuevo acuerdo internacional esté listo el próximo año.

La CSI demanda trabajar para que en la cumbre de París de 2015 se alcance un acuerdo ambicioso, justo y vinculante que entre en vigor en 2020. Este nuevo acuerdo debería:

  • Aportar una alta probabilidad de mantener el aumento de la temperatura media global por debajo de los 2ºC, o 1,5ºC, si es posible, respecto de los niveles pre-industriales.

  • Incluir compromisos y acciones de reducción de emisiones de todos los países en un marco multilateral y equitativo. Los países desarrollados deben aumentar su ambición de reducción más allá del 25-40% que se estimaba necesario para el horizonte 2020 respecto a 1990, en línea con las conclusiones del Quinto Informe del IPCC.

  • Movilizar la financiación necesaria y suficiente, por parte de los países desarrollados, para hacer frente a los impactos del cambio climático y ayudar a los países en desarrollo a orientar sus economías en la senda de bajas emisiones de carbono.

  • Acompañarse de una estrategia de Transición Justa para transformar y desarrollar industrias limpias, actualizar las competencias profesionales, garantizar los derechos laborales, el diálogo social y la protección social por desempleo.

Por otra parte, la Unión Europea ha adoptado en el Consejo Europeo del pasado mes de octubre un marco político en materia de energía y cambio climático para el horizonte del 2030. En este contexto, la Confederación Europea de Sindicatos propone la adopción de una Estrategia Europea de Transición Justa, que acompañe la transformación de la industria y la política energética europeas, en su adecuación a los compromisos que se deriven para la UE del nuevo régimen climático global.

En este sentido consideran que: No habrá empleo ni justicia social en un planeta devastado; No habrá una Europa baja en carbono sin un acuerdo internacional y no habrá un acuerdo internacional sin una Europa ambiciosa; No habrá Transición Justa en Europa sin un auténtico proyecto industrial; No habrá Transición Justa sin una verdadera política energética europea.