No hay más excusas, hay que subir los salarios ya #PonteA1000

Los datos de IPC del mes de octubre publicados hoy por el INE muestran un incremento del 1,3%, en Aragón, intensidad superior al aumento nacional, que fue de un 0,9%. Nuevamente los precios han mantenido un nivel elevado respecto a la evolución de salarios. Es por ello, que UGT Aragón insiste en la necesidad de aprovechar el periodo de crecimiento para cambiar a un modelo productivo más fuerte, basado en sectores estables y de alto valor añadido, con el fin de potenciar empleos y salarios dignos y de calidad.​

Respecto al mes anterior, los precios en Aragón aumentan un 1,3%, intensidad superior al aumento nacional, mientras que por provincias en Huesca sube un 1,1%, en Teruel un 1,2% y en Zaragoza un 1,3%.​

En términos interanuales el IPC en Aragón varía un 1,4%, porcentaje dos décimas inferior al nacional, que se sitúa en el 1,6%.

El incremento de los precios en octubre de 2017 es debido al vestido y calzado, vivienda y alimentos. El vestido refleja el comportamiento de los precios en la nueva temporada de otoño e invierno, la vivienda la subida del precio de la electricidad  y los alimentos el de la fruta. Por el contrario desciende ocio y cultura por el efecto de los paquetes turísticos  mientras aumentan los precios de hoteles, cafés y restaurantes en Aragón y bajan en el conjunto del país.

Para UGT no hay más excusas. Los organismos internacionales consideran que hay que apuntalar la reactivación, a través de un mayor papel de la política fiscal, que aumente los ingresos públicos y la tributación de los que más tienen, y con mayor gasto público y mayores inversiones públicas en cuestiones clave; y a través de la generación de más y mejores empleos con mejores salarios. En definitiva, abandonar las políticas de austeridad y las rebajas fiscales electoralistas, y repartir el crecimiento económico de manera justa y equilibrada, para que la riqueza que se genera alcance a los trabajadores y sus familias.

Por ello, desde UGT seguiremos insistiendo en plantear de cara a la negociación colectiva incrementos salariales que recuperen poder adquisitivo para los trabajadores, con cláusulas de garantía que preserven las subidas negociadas de la evolución de los precios y un salario mínimo de convenio de al menos 1.000 euros mensuales.

En cuanto a las rentas públicas, el sindicato reclama la recuperación del poder adquisitivo perdido por las pensiones y otras prestaciones públicas, una subida salarial para los empleados públicos que suponga recuperación de poder adquisitivo, y una senda de incremento del SMI, de modo que alcance 1.000 euros al menos en 2020.