No hubo ni hay irregularidades laborales en la Unión General de Trabajadores de Asturias

Es obvio que existe una campaña de acoso e intoxicación informativa que está desarrollando un grupo de personas que en su día tuvieron relación laboral o sindical con UGT Asturias y a quienes une el afán malsano de desprestigiar a nuestra organización. Esta campaña ha tenido nulo eco en Asturias, no porque no lo intentaran vivamente sus promotores, sino porque en nuestro entorno es sobradamente conocida la verdadera naturaleza de los hechos y su nula credibilidad. Esta absurda e insidiosa cruzada sí ha contado, sin embargo, con el apoyo del diario El Mundo, que hoy (3 de noviembre de 2014) publica que existían irregularidades laborales en la UGT de Asturias, entre otras falacias.

La noticia de El Mundo deforma la realidad y eso supone un claro incumplimiento del código deontológico de la profesión periodística, en tanto en cuanto no atiende a razones y mantiene su titular, aún habiéndole explicado a la redactora que firma la información que el caso a que hace referencia no es el de una empleada, sino el de una persona que tenía un compromiso personal, de pura militancia, con la Unión General de Trabajadores de Asturias. Es decir, tenía una responsabilidad orgánica y sindical que, como no podría ser de otro modo, nada tiene que ver con una relación laboral. Era además miembro del comité regional (máximo órgano de decisión del sindicato).

Desde esa condición, y no otra, colaboró voluntariamente en el Departamento de Inmigración, del que era titular, al igual que colaboran desinteresadamente con la organización miles de sindicalistas diariamente. Cosa distinta es que siempre que el Departamento tuvo programas con recursos suficientes para proceder a una contratación de apoyo, ésta se llevase a efecto en la citada persona, dada su condición de desempleada.

En cuanto a los periodos en que esta persona estuvo contratada, lo fue con el máximo respeto a la legalidad vigente, incluyendo la indemnización correspondiente de 10.955,37 euros con fecha 29 de enero de 2013, a la que hay que añadir 26.500 pactados en conciliación con fecha 9 de septiembre de 2014.

En relación al resto de cuestiones nos remitimos a la nota ya publicada y enviada a El Mundo con motivo de otra noticia del pasado sábado 25 de octubre. La nota contenía un ruego de publicación en ejercicio de nuestro derecho de réplica y rectificación que aún no ha sido atendido por parte de este periódico. En ella, señalábamos que cada una de las subvenciones concedidas y en concreto las correspondientes a los años 2008 a 2013 a que se refiere el artículo publicado ha sido debidamente justificada, mediante la presentación de las correspondientes facturas de gastos o nóminas del personal que ha participado en la realización de las actividades.

Entre los gastos justificados se encuentran, como no podía ser de otra manera, los correspondientes a gastos normales de funcionamiento, además de los costes directos de las actividades realizadas y los gastos de personal, que no se corresponden en ningún caso a personal de “confianza” sino a trabajadores de la organización, que se integran en distintas proporciones en los equipos de trabajo para la ejecución de los diferentes programas, abarcando desde las funciones de atención directa a los usuarios hasta las múltiples tareas de apoyo precisas.

Reiteramos que no existe ningún tipo de irregularidad ni desviación de fondos públicos a finalidades distintas de aquellas para las que fueron concedidas las subvenciones, que han sido debidamente justificadas y fiscalizadas por las autoridades competentes y prueba de ello es la aportación por UGT Asturias al Juzgado de lo Social nº 6 de Oviedo de las memorias justificativas de gastos de los últimos cinco años, lo que evidencia la inexistencia de ánimo de ocultación por nuestra parte.

Reiteramos que no existe ningún tipo de irregularidad ni desviación de fondos públicos a finalidades distintas de aquellas para las que fueron concedidas las subvenciones, que han sido debidamente justificadas y fiscalizadas por las autoridades competentes y prueba de ello es la aportación por UGT Asturias al Juzgado de lo Social nº 6 de Oviedo de las memorias justificativas de gastos de los últimos cinco años, lo que evidencia la inexistencia de ánimo de ocultación por nuestra parte.​