UGT Aragón alerta sobre los riesgos para la salud de los trabajadores ante la ola de frío

El fuerte viento, humedad y la llegada del frente de frío polar pueden producir riesgos para la salud de los trabajadores que desempeñan su labor en condiciones de estrés térmico por frío. UGT Aragón recuerda que existe una normativa sobre condiciones ambientales de los lugares de trabajo que establece las medidas de protección adecuadas.

Trabajar a una temperatura ambiente inferior a 5ºC puede tener efectos directos sobre la salud de los trabajadores, incluso aquellas de menor gravedad: incomodidad y excesivo esfuerzo físico, que aumenta el desgaste cotidiano; dificultades para adaptarse a condiciones de trabajo extremas, aumento de situaciones de riesgo y peligros graves, así como la generación de accidentes y patologías por exposición a factores climáticos (puede fomentar la aparición de, afecciones respiratorias, cardiovasculares, digestivas o trastornos músculo-esqueléticos, entre otros).

La exposición a las condiciones ambientales de los lugares de trabajo no debe suponer un riesgo para la seguridad y la salud de los trabajadores, según el anexo III del RD 486/1997, sobre condiciones ambientales de los lugares de trabajo. Los riesgos se deben conocer y prevenir por ello el punto de partida es evaluar los riesgos derivados de los factores climatológicos para conocer las medidas preventivas a adoptar para trabajar en condiciones de seguridad, teniendo en cuenta las particularidades de la tarea.

Las primeras medidas preventivas a implantarse son de carácter organizativo y técnico como el cambio de tareas, adecuación de los horarios de trabajo,  jornadas reducidas, pausas, suspensión de trabajos en altura, trabajos en zanjas y cerca de taludes, etc. incluso paralizando la actividad en caso de riesgo grave e inminente (por ejemplo, trabajo en altura con fuertes rachas de vientos).

Si aun así no se consigue neutralizar o disminuir el riesgo, las empresas tienen que proporcionar ropa de trabajo y equipos de protección individual (EPI) adecuados basados en las recomendaciones de la Unión Europea. Para ellos existen diferentes prendas e incluso calzado que garantizan la protección a temperaturas extremas. Asímismo es recomendable vestir en capas, para evitar un aislamiento térmico excesivo y proteger la cabeza. Además, las empresas están obligadas a la vigilancia específica a los riesgos de la salud a los que están expuestos los trabajadores, que tenga en cuenta los factores climatológicos y las restricciones necesarias en función de las condiciones físicas y de salud