UGT reclama al Gobierno la elaboración de un plan para la trata de seres humanos con fines de explotación laboral

La vicesecretaria general de UGT confederal, Cristina Antoñanzas ha reclamado al Gobierno la elaboración de un Plan para la trata de seres humanos con fines de explotación laboral, con dotación presupuestaria y con la colaboración de los agentes sociales porque a pesar de ser casos puntuales "no quiere decir que no existan".

La vicesecretaria general confederal de UGT ha inaugurado esta mañana la Jornada organizada por UGT Aragón y la Consejería de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón sobre la trata de seres humanos con fines de explotación laboral titulada "Una realidad invisible" junto al secretario general de UGT Aragón Daniel Alastuey y la Consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, Maria Victoria Broto.

En el encuentro en el que han participado numerosos expertos de la Inspección de Trabajo, de la judicatura, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, representantes sindicales y de organizaciones no gubernamentales Cristina Antoñanzas ha defendido la introducción de cambios en la legislación laboral y penal para que "se puedan juzgar estos casos y sobre todo proteger a las víctimas". En España existen muy pocas sentencias sobre trata de seres humanos y explotación laboral, una lacra que afecta tanto a trabajadores extranjeros como a españoles.

Durante el encuentro se ha subrayado la importancia de distinguir la explotación laboral como delito recogido en el código penal, que entraña máyor dificultad de definición y las infracciones laborales y, la necesidad de coordinación entre las administraciones para sacar a la luz este delito y establecer los mecanismos adecuados para abordarlo. 

En la jornada también ha participado Ana María Corral Juan, responsable del Departamento de Migraciones de UGT, quien ha explicado la labor del sindicato denunciando estos casos ante las autoridades.

Según la Organización Internacional del Trabajo en el mundo hay 25 millones de hombres, mujeres y niños víctimas del trabajo forzoso. Es lo que se ha venido a denominar, la esclavitud del siglo XXI. La agricultura y la ganadería, la construcción, la manufactura, la minería, los servicios y el empleo doméstico, además de la explotación sexual comercial, son los sectores donde más fácilmente podemos encontrar víctimas del trabajo forzoso.​