UGT y CCOO promocionan la responsabilidad social en la propiedad activa de las entidades de previsión social complementaria del sistema de empleo

CWC, la red sindical internacional para la promoción de la inversión socialmente responsable de la que forman parte UGT y CCOO, ha publicado el Estudio Mundial sobre el Voto Delegado en 2014, que permite a las comisiones de control de los fondos de pensiones o las juntas directivas de las entidades de previsión social complementaria del sistema de empleo que no ejerzan el voto directamente en las juntas de accionistas, así como a otros inversores, contar con una herramienta de gran utilidad para controlar y supervisar el voto delegado, tanto de empresas españolas como extranjeras, facilitando que se tengan en cuenta criterios sociales y medioambientales. 

El Comité sobre el Capital de los Trabajadores (CWC) es una red sindical internacional y sus miembros pertenecen a las principales organizaciones sindicales internacionales, incluyendo la Confederación Sindical Internacional (CSI), la Comisión Consultiva Sindical ante la OCDE (TUAC) y las Federaciones Sindicales Internacionales (FSI). 

En 2014, CCOO y UGT analizaron,  a nivel nacional, las votaciones en cinco empresas con temas relacionados en primer lugar con la actualidad normativa y la exigencia de autorización por parte de los accionistas de la ampliación de la limitación de la retribución variable de los consejeros en determinadas entidades (BBVA). Se centraron igualmente sobre la relación de independencia y la duración de los mandatos de los consejeros (Banco Santander). Otros puntos que se analizan son la retribución elevada de los consejeros (Telefónica e Iberdrola) y los vínculos de dependencia con el consejero ejecutivo de 5 consejeros independientes, cuyo nombramiento se ha propuesto en una junta de este año (Enagas).

Novedades del informe del año 2014 y continuidad en la protección de los derechos laborales

Como novedad fundamental, destaca la participación del Comité Intersyndical de l’épargne salariale (CIES), que fue fundado en 2002 por cuatro sindicatos franceses: CFDT, CFE-CGC, CFTC y CGT y las dos votaciones presentadas por vulneración de derechos humanos fueron presentadas por los accionistas en Estados Unidos y Reino Unido.

En Reino Unido, donde las propuestas de los accionistas no son tan habituales, se presentó una propuesta en National Express solicitando una mejor supervisión de las cuestiones relativas a las relaciones laborales por parte del consejo de administración. 

Esta resolución se presentó en respuesta a la actitud antisindical que, desde hace tiempo, se viene dando en su filial estadounidense de autobuses escolares. En EE.UU., la propuesta de los accionistas solicitaba una evaluación del impacto sobre los derechos humanos en T-Mobile. También fue presentada en respuesta a las presuntas violaciones de los derechos laborales por parte de la empresa.