Las trabajadoras del sector de detallistas de alimentación de Zaragoza sin actualización de salarios desde 2014

Las trabajadoras del sector de detallistas de alimentación de la provincia de Zaragoza han denunciado esta mañana en una rueda de prensa la congelación salarial que padecen desde 2014, fecha desde que están sin convenio colectivo y que entre otras deficiencias hace que dos niveles profesionales, aprendices y auxiliares de ventas perciban salarios por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que actualmente está fijado en 900 euros mensuales.

El sector está formado mayoritariamente por mujeres, la mayoría con contratos parciales y con salarios bajos que entre otros establecimientos pertenecen a Frutos Secos el Rincón, Martín, Martín, BonArea, franquicias de Alcampo y Sabeco, entre otros.

Esteban Lauroba, Secretario de Acción Sindical y Redes de Comunicación de FeSMC UGT Aragón ha explicado que la patronal ECOS (Federación de Empresarios de Comercio y Servicios de Zaragoza) se sentó a negociar el año pasado y plantea mejoras mínimas, mientras que las trabajadoras solo piden recuperar el poder adquisitivo perdido en los últimos años y la actualización de los salarios según el Acuerdo Interconfederal para el Empleo y la Negociación Colectiva firmado por los sindicatos UGT y CCOO y las patronales CEOE y CEPYME. Las trabajadoras dicen estar “cansadas” de esta situación y de momento han renunciado avanzar en otros tremas importantes como formación e igualdad, para solo pedir una actualización de los salarios.

Han convocado una asamblea de trabajadores el próximo 23 de mayo para informarles de la situación y estudiar posibles acciones y volverán a reunirse con la patronal al día siguiente.

El sector emplea a 7.000 personas en la provincia de Zaragoza.