Apoyo a los sectores afectados y comportamiento responsable

Los datos de paro registrado y afiliación a la Seguridad Social del mes de noviembre, que muestran que la Tercera ola de la pandemia en Aragón ha tenido consecuencias para el empleo, sobre todo en los sectores que han visto restringida su actividad por las medidas sanitarias adoptadas.

  • El comportamiento ciudadano responsable es crucial para mantener con vida una parte importante del empleo, en espera de la llegada, y el efecto positivo, de vacunas. De continuar con estos altibajos va a ser muy difícil para muchos negocios mantener una mínima actividad que garantice su supervivencia.
  • Los gobiernos deben además mantener su apoyo a los sectores afectados para que el gasto público realizado hasta ahora no sea finalmente inútil.
  • La aprobación de presupuestos en las distintas administraciones debe alinearse con los objetivos que se han marcado para los fondos europeos de recuperación, con el fin de poder encauzar su llegada de una manera más eficaz. Es una buena ocasión para reparar los defectos de los servicios públicos que han aflorado con la pandemia, tanto desde el punto de vista asistencial como desde la propia gestión, que se ha mostrado anticuada y poco adaptada a las nuevas tecnologías. En ese sentido es importante abordar también un cambio en los procedimientos administrativos para que no ralenticen la gestión de los fondos de recuperación.
  • La mala calidad del empleo que se genera mes a mes indica la necesidad de modificar aquellos aspectos de la contratación que incentivan la temporalidad y los empleos a tiempo parcial. solo uno de cada dos trabajadores españoles tenga un trabajo indefinido a tiempo completo. La otra mitad del mercado laboral es precario. No debe olvidarse, por ello, la necesaria contrarreforma laboral.
  • El nivel de cobertura al cada vez más numeroso colectivo de parados debe mejorar si se quiere evitar situaciones de exclusión social.

El paro registrado en Aragón asciende en noviembre a 80.156 personas, lo que supone un incremento de 2.290 parados respecto a octubre, dato, en términos relativos, superior al nacional: 2.94% regional frente al 0.66% español.  El paro aumenta más en mujeres que en hombres y, sobre todo, entre los menores de veinticinco años. Aumenta en todos los sectores, pero sobre todo en la industria y los servicios y, territorialmente, el peor dato es el de Teruel, seguido por Huesca y con un menor incremento en Zaragoza.

Si acudimos al dato interanual, el paro en Aragón ha aumentado respecto a noviembre del año pasado en un 22.9%, cifra también en este caso superior al de España (20.42%). En estos términos el paro ha subido más entre los hombres, el colectivo con un mayorincremento es el de aquellos que no tenían empleo anterior y la provincia de Huesca, con un incremento del 32.53% es la peor parada de las aragonesas.

Los datos de afiliación a la seguridad social también indican un peor comportamiento del mercado laboral aragonés en este mes de noviembre. Mientras la afiliación ha crecido ligeramente en España, con un incremento del 0.17%, en Aragón la caída ha sido de 2.350 afiliaciones (-0.41). La hostelería es en este mes el sector más castigado, con una caída de 2.267 afiliaciones (-6.48%) en la que la peor parte se la llevan los asalariados (-8.41, frente al -1.31 de los autónomos) y la provincia de Huesca, que pierde un 17.44% de su fuerza laboral en este sector. Otro descenso destacable es el de la industria manufacturera (-0.45%), y pierden afiliación de manera significativa el comercio, la agricultura y otros servicios. En noviembre ganan afiliación las actividades técnicas y profesionales, las administraciones públicas, la sanidad y, sobre todo, la educación.

El dato interanual sufre en noviembre un retroceso en Aragón respecto a la racha positiva iniciada en julio: si en octubre se había perdido el 1.63% de la afiliación respecto a octubre de 2019, en noviembre esta cifra se incrementa una décima, hasta el 1.73%, aunque permanece inferior al conjunto del país, que baja el 1.83%.

La hostelería sigue siendo el sector que peor soporta la crisis provocada por la pandemia, perdiendo en el conjunto de Aragón el 16.39% de las afiliaciones, que en Huesca se eleva al 18.20. Le siguen en pérdida de empleo las actividades artísticas y recreativas y otros servicios y educación. En el año solo ganan afiliación el sector de la información y comunicaciones, las administraciones públicas y la sanidad y servicios sociosanitarios.

La calidad del empleo que se crea sigue siendo mala. En este mes solo el 9.08% de los contratos firmados han sido indefinidos, cifra, que aún sigue siendo, superior a la de España, que se queda en el 8.84%. De todos los contratos celebrados a lo largo del año, solo el 7.27%, en el caso de los hombres, ha sido indefinido a tiempo completo. En el caso de las mujeres esa cifra baja al 4.49%. Con ese nivel de contratación no es de extrañar que solo uno de cada dos trabajadores españoles tenga un trabajo indefinido a tiempo completo. La otra mitad del mercado laboral es precario.

En cuanto a las prestaciones por desempleo, se aprecia una alarmante caída en la cobertura a los parados. Si excluimos las prestaciones por ERTE, la tasa de cobertura a los parados aragoneses ha caído del 64% en enero al 51% en octubre (último mes del que se dispone de datos) de este año.