Aragón cerró el 2020 con 27 accidentes mortales en el trabajo

UGT y CCO Aragón han denunciado en la fecha de celebración del Día Internacional de la Salud y Seguridad tras 25 años de vigencia de la Ley de Prevención de Riesgos, los daños a la salud en el trabajo siguen estando presentes y han demandado sea reconocida como un derecho fundamental, petición que será trasladada por la Confederación Sindical Internacional, en la Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo de 2022. Durante esta mañana ambas organizaciones han se han concentrado con un escaso número de delegados y delegadas junto al monumento a la Constitución en Zaragoza bajo el lema “La salud y la seguridad, un derecho fundamental en el trabajo”

En nuestro país mueren cada año más de 700 trabajadores y trabajadoras. En 2020 el número de accidentes de trabajo mortales, lejos de disminuir, ha aumentado un 2%, a pesar del acusado descenso de la actividad económica provocado por la pandemia por el COVID-19. En Aragón, durante el año pasado fallecieron 27 personas (7 por condiciones de trabajo; 3 por tráfico; 10 por infarto y 7 in itinere) y durante 2021, hasta el 31 de marzo se han producido 4.249 accidentes laborales, de ellos 9 mortales. El secretario de Política Sindical e Industrial de UGT Aragón, José de las Morenas ha lamentado las cifras y ha tildado de “incongruencia” que una persona pueda perder la vida, en un lugar donde va “ganársela”, por eso reclamamos “todos los días y hoy especialmente políticas que reduzcan la siniestralidad laboral”.

En la celebración de este año se ha realizado un balance de la pandemia por Covid y dos delegadas de limpieza de centros sanitarios y de residencias de mayores, considerados esenciales durante la pandemia han sido las encargadas de leer el manifiesto.

Entre las reivindicaciones para este año, los sindicatos han pedido que se incluya en el listado de enfermedades profesionales del país al COVID, extendiendo su cobertura a todos los sectores, ya que hasta ahora solo ha sido reconocido para los trabajadores sanitarios y sociosanitarios.

Asímismo, han denunciado que muchas enfermedades profesionales siguen permaneciendo ocultas, lo que imposibilita la prevención de múltiples patologías relacionadas con el entorno laboral, y la dificultad que supone la falta de reconocimiento de los cánceres de origen laboral y han señalado que continuarán reivindicando la trasposición de la Directiva para la protección contra los peligros a la exposición a las radiaciones ionizantes -como el gas radón- que provocan cáncer. En esta línea han valorado positivamente la tramitación en el Congreso de los Diputados de la Proposición de ley para la creación de un fondo de compensación para las víctimas del amianto, una reivindicación histórica de ambos sindicatos.

Por último, han exigido la derogación de la reforma laboral al entender que  la falta de cultura preventiva entre el tejido empresarial, la inestabilidad laboral y la precariedad del mercado laboral proporcionan el caldo de cultivo perfecto para el deterioro de la salud laboral.