Colapso del parque móvil de los agentes forestales

UGT Servicios Públicos Aragón denuncia que hasta cinco agentes forestales de servicio acudieron con sus vehículos particulares a tres incendios diferentes declarados en el día de ayer en la canal de Berdún, entre ellos el de Sigüés, que ha calcinado 60 hectáreas de pinar y obligó a cortar el tráfico de la autovía A-21. Otros dos agentes tenían servicios asignados en Jacetania sin disponer de vehículo oficial, situación que se repite en el resto de áreas medioambientales. De hecho, la persecución e identificación de la persona detenida en relación con el incendio de Sigüés, se realizó por un agente desde su propio vehículo particular.

El uso de los vehículos particulares, además del perjuicio patrimonial que conlleva para los funcionarios (incluyendo gastos en averías como la reparación de neumáticos por circular por pistas forestales)- supone un grave peligro para estos profesionales por no disponer de emisora, no poder ver su posición GPS en las pantallas de los centros de coordinación, ni poder señalizarlos correctamente como vehículo de emergencias al resto de usuarios de la red de carreteras.

El parque móvil de los agentes forestales ha colapsado. La situación del parque móvil de los Agentes para la Protección de la Naturaleza (APNs) en la comarca de la Jacetania es extrapolable a la del resto de comarcas de Aragón. La falta de vehículos impide la realización de numerosos servicios ordinarios asignados; muchas tareas no se llegan a realizar nunca o sufren retrasos importantes que repercuten en el ciudadano. Sin embargo, la respuesta a emergencias como las originadas en la última semana por incendio forestal no se puede retrasar o ignorar, por lo que muchos agentes, en su vocación de servidores públicos, optan por acudir a los incendios forestales con sus vehículos particulares.

Para UGT Servicios Públicos resulta incomprensible que el continuo aumento presupuestario del Departamento de Agricultura y Medio Ambiente no haya permitido hasta la fecha acometer la renovación global de la flota y denuncia que el colectivo se siente abandonado, por lo que no descarta la convocatoria de medidas de presión.