Crece la contratación indefinida, con un mejor comportamiento en el empleo masculino

Los datos de paro registrado y afiliación a la Seguridad Social de junio, mes que sigue las pautas estacionales, pero el ritmo de crecimiento de empleo se ralentiza y en la variación interanual cae por debajo del dos por ciento, cifra que había sido superada desde abril de 2021. En definitiva, se vuelve así a niveles de crecimiento previos a la pandemia, habiéndose recuperado el empleo previo a la crisis covid.

  • El dato más positivo es el nuevo aumento de la proporción de contratos indefinidos, que ya suponen más del cuarenta por ciento del total. A falta de análisis más detallados sobre el despliegue de la reforma de la contratación, se observa un mayor crecimiento de la contratación indefinida en sectores tradicionalmente precarios, como la construcción y la agricultura y una utilización intensiva de la modalidad de fijo discontinuo, diseñada precisamente para esos sectores. No obstante, empieza a haber signos de que esa estabilización del empleo está favoreciendo más a los hombres que a las mujeres, seguramente por el tipo de sector en que se emplean.
  • A pesar de las dificultades económicas, el empleo sigue teniendo un comportamiento positivo, pero la inflación sigue siendo un problema que de no atajarse puede generar dificultades posteriores. Solo la negociación de incrementos salariales razonables, y la inclusión de cláusulas de revisión, puede mantener el poder adquisitivo de los salarios, sobre todo los más modestos. Y ello contribuiría también al mantenimiento del consumo, que es en este momento el principal motor de la economía.

En el mes de junio de 2022 hay registrados en Aragón 57.595 parados, 1.333 menos que en el mes de mayo, lo que supone un descenso del 2.26%, mientras que en el conjunto del país ese descenso es del 1.45%, contabilizándose 42.409 parados menos.

La bajada del paro en Aragón es similar entre hombres y mujeres y entre nacionales y extranjeros. El paro baja en todos los sectores, sobre todo en industria y construcción, y sube, en coherencia con el aumento en menores de veinticinco años, entre los que buscan su primer empleo. Por territorios el mayor descenso relativo se da en Huesca, seguida de Teruel y con Zaragoza por debajo de la media.

En términos anuales también el desempleo desciende más en Aragón que en España. Mientras en Aragón el paro ha descendido en 17.983 personas (-23.79%), en España han abandonado el desempleo 733.757 personas (-22.70%). En términos anuales el descenso es muy similar entre hombres y mujeres, aunque un poco más acentuado entre los hombres. Desciende también más entre los menores de veinticinco que entre los mayores, y entre los extranjeros que entre los nacionales. Por sectores, es el colectivo de parados sin empleo anterior el que más desciende, y por territorios se repite el esquema del mes, con Huesca encabezando el descenso seguida de Teruel, y Zaragoza un poco por debajo del descenso global de Aragón.

En el mes de junio la afiliación a la seguridad social ha crecido en Aragón más del doble que en España. Mientras en Aragón se han registrado 7.264 nuevas afiliaciones, con un crecimiento relativo del 1.23%, en España ese incremento ha sido del 0.57%, con 115.607 afiliaciones más. Las cifras de afiliación a la seguridad social del mes de junio siguen un patrón muy estacional, con un gran crecimiento del empleo en la agricultura, sobre todo en Zaragoza, que supone más del sesenta por ciento del incremento global, y también de la hostelería y el comercio, sobre todo en Huesca. Aumenta también estacionalmente, el empleo en sanidad y servicios sociales y disminuye en educación y actividades de ocio.

En la comparación anual las cifras se invierten, y el crecimiento relativo del empleo en Aragón es menos de la mitad que el nacional. Las 10.774 nuevas afiliaciones respecto a junio del año pasado suponen en Aragón un crecimiento relativo del 1.83%, frente al incremento del 4.35% experimentado den España, con 848.053 afiliaciones más. Sectorialmente los mayores incrementos se producen en la hostelería, que se lleva la mitad del crecimiento, con sectores como el transporte, las empresas de trabajo temporal, las administraciones públicas, enseñanza, sanidad y ocio que también crecen por encima de la media, incluyendo aquí, aunque con menos dinamismo, la industria. En el lado negativo la agricultura, que sufre un descenso de actividad de casi el diez por ciento, y el habitual sector financiero.

Como cada mes desde que entró en vigor la reforma laboral, hay que destacar el aumento de la contratación indefinida. En el mes de junio, de los 56.589 contratos que se han firmado en Aragón, 24.498, el 43.29%, han sido contratos indefinidos, cuando esa proporción, en el mes de junio de 2021 había sido del 7.8%.

Más significativo es el dato de la estructura de la contratación en el régimen general de la seguridad social, que debe reflejar ese aumento de contratos indefinidos mes a mes. Mientras en junio de 2021, la proporción de trabajadores con un contrato indefinido a tiempo completo era del 50.13%, en junio de 2022 ese porcentaje ha escalado al 53.24%, más de tres puntos por encima, y el conjunto de los puestos de trabajo temporales ha caído en casi ocho puntos. No obstante, hay una importante diferencia por género, porque mientras en los hombres la temporalidad ha caído en casi nueve puntos y los que tienen un puesto de trabajo indefinido a tiempo completo suponen ya el 63% (4.63 puntos más en un año), entre las mujeres la temporalidad ha caído menos de siete puntos y las que tienen un trabajo indefinido a tiempo completo son el 42.7% (1.58 puntos más que hace un año).

En cuanto a las prestaciones por desempleo, en mayo 35.797 parados tenían en Aragón algún tipo de prestación, con una cobertura total del 66.30% y una cobertura contributiva del 35.16%, con una prestación media, contributiva, de 897 euros. Más de veintitrés mil parados aragoneses no tienen ningún tipo de prestación.