El Servicio Aragonés del Salud insiste en deteriorar la calidad de los servicios de limpieza

FeSM UGT Aragón apela al Servicio de Salud Aragonés, como responsable del contrato de limpieza, a que rectifique su posición en los pliegos pendientes de publicación y que contribuya al bienestar de la ciudadanía. El sindicato exige que se ajuste el precio a la realidad del contrato, dando prioridad a los criterios técnicos y de calidad del servicio, de forma que estos supongan al menos un 51% en la ponderación de cara a la adjudicación del mismo en lugar del 30% anunciado. El Servicio de Salud Aragonés apuesta por la reducción de costes dejando de lado la calidad de los servicios de limpieza en un momento tan grave en que sufrimos un incremento continuo de contagios por COVID 19.

Concretamente, este 21 de enero, el Servicio Aragonés de Salud, publicaba el anuncio previo del nuevo contrato del Servicio de Limpieza de los Centros Sanitarios, en el que se evidencia que primará, casi exclusivamente, la oferta económica en lugar de apostar por la calidad del servicio, además de verse reducida, pese a las actuales circunstancias, la partida económica con respecto al anterior concurso.

UGT lleva denunciando desde hace años la sobrecarga de trabajo en la que se encuentra el colectivo de trabajadoras y trabajadores de limpieza que trabajan para la administración pública, y muy especialmente aquellos que lo hacen en los centros sanitarios. Esta situación es debida a que, pese a ser un servicio y un colectivo considerado como esencial, está siendo sometido, de forma constante, a políticas de recortes y reducción de plantillas. Además, desde UGT denunciamos el flagrante incumpliendo que se está produciendo ya en los actuales contratos públicos de limpieza, en los que se están dejando de cubrir las bajas laborales que se producen y que, en numerosísimas ocasiones, son provocadas por el propio sobresfuerzo al que son sometidas.

Esta situación lejos de mejorar se ha visto agravada exponencialmente desde el comienzo de la pandemia, poniendo en riesgo la salud de este colectivo por la intensificación de su actividad y sobre todo por la exposición directa al virus en servicios como los hospitales y centros sanitarios.

La Administración lejos de velar por los trabajadores y trabajadoras de limpieza que fueron definidos como “sector esencial” desde el inicio de la pandemia, contribuye al empeoramiento de su situación laboral y por ende a la deficiencia de la limpieza de los hospitales y centros de salud, hoy más necesaria que nunca.