En un año se ha recuperado solo la mitad del empleo perdido por la crisis sanitaria

Los datos de la EPA del segundo trimestre de 2021 han sido buenos en términos de creación de empleo y caída del paro, aunque ha sido desigual en cuanto a sectores y ocupaciones; mientras desciende notablemente el empleo en la industria, se ha generado en el sector más castigado en principio por la crisis, el sector servicios, y en la construcción. En concordancia con ello, el mayor aumento en ocupación se ha dado en autónomos y el cuadro se completa con una caída del paro superior a la creación de empleo, que se explica por el efecto de la caída de la actividad. La tasa de paro se sitúa en el 10.73%, cuatro puntos y medio por debajo de la nacional, y la femenina supera a la masculina en seis puntos.

  • La comparación con el segundo trimestre de 2020 es muy ventajosa, puesto que representa el peor trimestre de la crisis. Se han ganado 12.000 empleos, pero destaca una cifra: la industria pierde 13.700. Una vez más, la actividad juega un papel importante, y la caída del paro, por ese efecto, es la mitad que la creación de empleo.
  • La comparación con la situación precovid indica que se ha recuperado en un año la mitad del empleo perdido con la crisis. El sector servicios es el que más empleo pierde, pero también la industria baja en ocupación. El empleo asalariado es el más perjudicado, con 16.400 ocupaciones menos y el paro, por efecto del paso a la inactividad de muchas personas, solo aumenta en 3.900
  • El porcentaje de parados de larga duración es alto, y a ello debemos unir las personas que seguramente han pasado a la inactividad por un efecto desánimo, por lo que hay que plantear políticas activas que no solo ayuden a los parados de larga duración, sino que permitan también reactivar a un número importante de personas.
  • A lo largo de la crisis se ha perdido fundamentalmente empleo indefinido y se ha creado empleo temporal. La creación de empleo que debe traer la reactivación económica y la aplicación de los fondos europeos debe darse con empleos de mejor calidad por lo que han de aplicarse las reformas necesarias para acabar con la precariedad.

            Los datos de la Encuesta de Población Activa del segundo trimestre de 2021 son buenos, porque en una comparación habitual, se contrastan con un mal primer trimestre del año y probablemente el que fue el peor de la presente crisis: el segundo de 2020. Pero para no perder la perspectiva conviene compararlos con el periodo precovid, y el segundo trimestre de 2019 resulta bastante útil.

            El primer dato llamativo en Aragón es el de la actividad, que cae en términos trimestrales (1.300 activos menos, al tiempo que cae también el número de inactivos, al contrario que en España, donde aumentan los activos y caen los inactivos. En la comparación anual, sin embargo, aumentan los activos en 5.900  personas (0.93%), frente a un crecimiento nacional del 5.64%, y si llevamos la comparación al segundo trimestre de 2019, Aragón sigue teniendo como característica la pérdida de activos (-8.700, -1.33%), mientras en España los activos crecen en un 0.78%. Esa caída de la actividad, además, es exclusivamente masculina, puesto que respecto a 2019 hay 12.900 activos menos frente a 4.300 activas más. Si atendemos a las causas de inactividad, se observa un aumento considerable de hombres dedicados a los estudios y aún más notable de mujeres que abandonan las tareas del hogar.

Siguiendo con la comparación con 2019, la tasa de actividad total cae 0.75 puntos para situarse en el 58.42, pero mientras en los hombres baja 2.28 puntos y queda en el 62.97, en las mujeres aumenta un 0.74 y sube al 54.05. Esas diferencias son más ostensibles entre los jóvenes de veinte a veinticuatro años, donde la tasa de actividad masculina cae diez puntos mientras la femenina aumenta tres.

En el segundo trimestre de 2021 la ocupación aumenta tanto en Aragón como en España. En Aragón tenemos 7.600 ocupados más que en el anterior trimestre, lo que supone un aumento del 1.34% frente al 2.42 de España. Respecto al año anterior, el crecimiento es más acusado en ambos casos, con 12.000 ocupados más en Aragón (2.13% de incremento frente al 5.72 nacional), y si queremos conocer los efectos de la crisis llegaremos a la conclusión de que hemos recuperado la mitad del empleo perdido, puesto que hay hoy 12.600 ocupados menos en Aragón que en el segundo trimestre de 2019.

El empleo masculino ha sufrido más que el femenino en los tres tramos comparados. Trimestralmente las ocupaciones masculinas han crecido un 0.45% por un 2.43 de la ocupación femenina, anualmente el incremento en la ocupación masculina ha sido del 1.62 frente al 2.75% de las mujeres, y en el conjunto de la crisis, la ocupación masculina ha caído un 2.95 frente al 1.17 de la femenina.

Por sectores, el comportamiento varía a lo largo del tiempo. Respecto al primer trimestre de 2021, el sector perjudicado es la industria manufacturera, que pierde 10.300 empleos, mientras los servicios ganan 10.500 y la construcción 9.700. Si la comparación se hace con el año anterior, la industria sigue siendo la gran perdedora, con 13.700 ocupaciones menos, mientras gana 8.800 la construcción y 8.000 las administraciones públicas, con incrementos importantes también en agricultura y servicios culturales y recreativos. En el conjunto de la crisis covid, el sector peor parado son los servicios, con casi 11.000 empleos menos, aunque la industria también pierde 6.000 y 3.000 los servicios de ocio y entretenimiento, mientras ganan la construcción y los servicios públicos.

En el segundo trimestre de 2021 el empleo creado es sobre todo de autónomos, que aumentan en 8.300. También ganan empleo los asalariados del sector privado, y se pierde en el sector público. Si la comparación la hacemos con el año 2020, es el empleo asalariado el que se recupera, sobre todo en el sector privados, con 12.200 empleos más, mientras se pierde empleo de autónomos. En el conjunto de la crisis, el gran perdedor es el empleo asalariado, con pérdida de 13.400 empleos en el sector privado y 3.000 en el público, mientras el empleo autónomo aumenta en 3.600 ocupaciones.

En el trimestre se ha perdido empleo asalariado, pero, más notable todavía, se han perdido 10.900 empleos indefinidos, mientras se han ganado 9.100 temporales. Si nos fijamos en el conjunto del periodo de crisis, de los 16.400 empleos asalariados perdido, 25.700 eran indefinidos, mientras que los temporales se han incrementado en 9.300.

En Aragón hay en el segundo trimestre de 2021, 69.000 parados - 9.000 menos que en el trimestre anterior, lo que sitúa la tasa de paro en el 10.73%, cuatro puntos y medio por debajo de la española. La tasa es desigual entre hombres, 7.95% y mujeres, 13.84%.

Si comparamos con el segundo trimestre de 2020, tenemos 6.000 parados menos, y una caída de la tasa de paro del 1.37%. Sin embargo, la caída de la actividad masculina y el aumento de la femenina hace que entre los hombres la tasa de paro caiga casi dos puntos mientras en las mujeres hay un descenso del 0.77%. En el conjunto de la crisis, la caída en la actividad ha permitido que en Aragón haya solo 3.900 parados más que en el segundo trimestre de 2019, con un aumento de los parados del 5.99%, frente al 9.69 nacional.

Del total de los 69.000 parados un 38.55% lo son de larga duración. En el caso de las mujeres ese porcentaje se eleva al 41.19, mientras que en los hombres queda en el 34.44.