Es necesario pensar en la prórroga de todos los mecanismos de protección social

Hoy se han publicado las cifras de paro registrado y de afiliación a la Seguridad social del mes de marzo. En el punto de inflexión de la crisis, todavía los datos interanuales son negativos, por lo que habrá que esperar hasta abril a que por fin se empiece a notar una cierta recuperación de la economía y el empleo. No obstante, los efectos de la tercera ola de la pandemia se han notado mucho económicamente, y los niveles de empleo (si excluimos a los trabajadores en ERTE de las afiliaciones) siguen estando por debajo del cuarto trimestre de 2020, Precisamente por eso, para UGT Aragón es necesario pensar en la prórroga de todos los mecanismos de protección social que se han puesto en marcha durante la crisis. Y para salir más fortalecidos y con un empleo de mejor calidad es necesario abordar la derogación de la reforma laboral de 2012. También sigue siendo imprescindible revisar el sistema de protección por desempleo, pensando no solamente en el desenlace final de los ERTE, sino también en la situación actual de la mitad de los parados.

En el mes de marzo el de 2021el paro registrado ha disminuido en Aragón en 1.276 personas, quedando el total en 85.882. Eso significa una bajada porcentual del 1.46%, prácticamente similar a la española (-1.48%).

El paro ha bajado sobre todo en Huesca (-3.80%), en Teruel con el -1.62% y Zaragoza en el -1.01%. El paro ha disminuido más entre los hombres (-1.57%) que entre las mujeres (-1.39%), de manera que de los 85.882 parados 50.686 son mujeres, el 59% del total. El paro baja más entre los menores de veinticinco años que entre los mayores, sube entre los trabajadores extranjeros (0.67%), y, por sectores, baja sobre todo en la construcción, aunque también en los servicios y sube entre los que buscan su primer empleo y, sobre todo, en la agricultura.

Las comparaciones anuales son distintas, ya que fue precisamente en marzo del año 2020 cuando se inició la crisis sanitaria y, por tanto, en la económica. En esos términos el paro ha aumentado en Aragón en 13.401 personas (18.49%), cifra muy superior a la nacional (11.31%), aunque estos dígitos sean matizables. El aumento del paro en el año ha sido superior entre las mujeres que entre los hombres, y casi el doble entre los menores de veinticinco años que entre los mayores (36.5% frente a 16.5%).

También los trabajadores extranjeros han sufrido más las consecuencias de la crisis, y por sectores, la agricultura y aquellas personas que buscan su primer empleo son lo que los que han visto aumentar más sus cifras, casi en un cincuenta por ciento. El sector que menor incremento del paro ha sufrido ha sido la construcción.

Por provincias, Teruel ha sido la más perjudicada, con un aumento del desempleo del 28.01%, por delante de Huesca, con el 25.35%, mientras Zaragoza, con el 16.32% queda por debajo de la media aragonesa.

Durante el mes de marzo las afiliaciones a la seguridad se incrementaron en España en 70.790, lo que supone un incremento del 0.38%. En Aragón las cifras fueron similares, con un 0.33% de incremento y 1.851 afiliaciones más. Ese incremento es muy importante en Huesca (0.88%) similar a la media en Teruel y de solo el 0.20% en Zaragoza.

El crecimiento ha venido de la mano de sectores como la construcción (sobre todo en Zaragoza), la hostelería (en Huesca y Zaragoza) y las administraciones públicas (en Huesca, resultado seguramente del “plan remonta”). Los descensos se producen en la industria, menos en Teruel, y en las actividades sanitarias y sociosanitarias. 

Los datos anuales mantienen, sin embargo, el tono de la crisis, con casi cuatro mil afiliaciones menos que en marzo de 2020, lo que supone un descenso en Aragón del -0.70%, muy por encima del -0.45% de España. Los descensos más acusados se dan en la hostelería, la educación, los servicios culturales y recreativos y otros servicios personales, aunque también hay descensos más acusados que la media en la industria y el comercio. En positivo, la agricultura, la construcción las administraciones públicas y la sanidad y servicios sociosanitarios y la información y comunicaciones, fundamentalmente en Zaragoza.

No debemos olvidar, por otra parte, como decíamos arriba, que marzo de 2020 ya fue periodo de crisis, por lo que, si nos queremos hacer idea de los daños causados por ésta, debemos comparar con febrero de 2020. En esa comparación vemos que la caída de las afiliaciones en Aragón está ligeramente por encima de los dos puntos y que los sectores más afectados siguen siendo la hostelería, los servicios recreativos y culturales, los servicios personales y la educación. No debemos olvidar, además, el efecto de los ERTE, a los que en marzo se acogieron en Aragón, de media, 15.536 trabajadores. Si combinamos las cifras de afiliación a la seguridad social y las de los ERTE, veremos que, en realidad, la situación en Aragón es ligeramente mejor que en el conjunto del país: mientras con base en enero de 2020 Aragón conserva activos al 96.91% de los trabajadores (afiliaciones actuales menos acogidos a ERTE), esa cifra, en España, se queda en 96.37%. Teruel, con el 95.88% se encuentra en el punto más bajo, mientras que Zaragoza alcanza el 97.30%, casi un punto por encima de la media nacional.

En marzo de 2021 se han celebrado en Aragón 39.013 contratos, un 11.75% por encima de los celebrados en marzo de 2020, pero un 25% menos que los realizados en 2019, por lo que aún no nos acercamos a la recuperación. Sin embargo, en este mes sí que se ha superado la habitual barrera del diez por ciento para la contratación indefinida: se ha alcanzado el 14.56% en Aragón y el 14.76% en España. De hecho, en el régimen general de la seguridad social en España, el 62% de las nuevas afiliaciones son indefinidas y, además, a tiempo completo, lo que eleva ligeramente el índice del total de las afiliaciones de este tipo al 51.42%, casi un punto más que hace un año. Si en un principio esto se ha debido a la destrucción de empleo temporal, en este mes el efecto ha continuado con la creación de empleo de calidad.

En cuanto a las prestaciones, si excluimos las prestaciones por ERTE, solo el 51.25 % de los parados aragoneses en febrero cobraba algún tipo de prestación, pero solo el 27% tenía una prestación contributiva media de 851.2 euros mensuales. Si nos atenemos a la tasa de cobertura global, ésta ha bajado del 64.75% en enero de 2020 al 51.25% en febrero de 2021, 13.5 puntos por debajo, lo que hace que en febrero de este año 45.000 parados aragoneses no tuviera ningún tipo de prestación.