Es necesario prorrogar los ERTE, reforzar las políticas activas y la protección a los desempleados

Según los datos de paro registrado publicados hoy, abril ha sido un mes positivo para el empleo por el incremento de las afiliaciones a la seguridad social. Sin embargo, hay demasiadas incertidumbres que tienen que ver con la pandemia, pero también con la crisis en determinados sectores como la banca y las manufacturas, por lo que la evolución del empleo dependerá de las medidas sanitarias, el ritmo de vacunación, sobre todo, pero también de la reconversión en determinados sectores y de los suministros de componentes necesarios para la producción. Ante esa situación, UGT Aragón considera que es necesario prorrogar los mecanismos de protección social como los ERTE, y reforzar la protección a los desempleados, así como las políticas activas de empleo, relacionándolas además con las líneas de aplicación de los fondos europeos de recuperación.

En el mes de abril de 2021 hay registrados en Aragón 83.165 parados, 2.717 menos que en el mes de marzo, lo que supone un descenso del 3.16%. En España también ha descendido el número de parados, pero en menor medida: el 0.99%. 

El mayor descenso provincial del paro ha sido el de Teruel, con una variación del -4.94%, seguido de Huesca, con el -3.80% y con Zaragoza en último lugar, con un descenso por debajo de los tres puntos. El paro baja más entre los hombres que entre las mujeres, que siguen suponiendo un sesenta por ciento del total, y más entre los menores de veinticinco años que entre los mayores. Por sectores, el que más nota el descenso es la agricultura (-6.58%) y el sector servicios, también con un descenso mayor que la media (-3.41%). El resto queda por debajo de este promedio media, aunque en todos desciende el paro.

En términos anuales, sin embargo, el paro ha aumentado, y más en Aragón (4.99%) que en España (2.07%) Por géneros, el paro desciende entre los hombres y aumenta entre las mujeres: hay 4.042 paradas más y 91 parados menos. También en términos anuales se invierten las cifras y el paro aumenta más entre los menores de veinticinco que entre los mayores, y muy significativamente entre los extranjeros (14.08% frente al 2.53% de los españoles). Por provincias es Teruel la más castigada (12.41%) seguida de cerca por Huesca (11.83%), mientras que Zaragoza queda por debajo de la media. En cuanto a los sectores es la agricultura la que más parados aporta, con un crecimiento del 44.22%, y le sigue el colectivo de personas sin empleo anterior, con un crecimiento del paro del 43.58%.

Durante el mes de abril las afiliaciones a la seguridad se incrementaron en España en 134.396, lo que supone un incremento relativo del 0.71%, mayor que el aragonés, del 0.45% con 2.512 afiliados más. Por territorios, es Teruel el que tiene mejor comportamiento, y Huesca el peor, quedando Zaragoza justo en la media. Los sectores

que en abril tiraron de la afiliación fueron sobre todo la agricultura y la hostelería, con crecimientos relativos del 2.12%. También crecieron la construcción, el comercio, las actividades profesionales y técnicas y las administraciones públicas. En el lado negativo,

la industria, sobre todo en Zaragoza, la sanidad y servicios sociales y los servicios culturales y recreativos.

Los datos anuales también son mejores en España que en Aragón. En el ámbito estatal se añadieron durante el año 596.631 afiliaciones, lo que supone un incremento del 3.23%, mientras que en Aragón el incremento fue del 2.15%, con 11.926 afiliaciones más. En el año el incremento mayor se lo llevan las ETT, con un crecimiento del 14.11% y casi cinco mil afiliaciones (fueron los primeros despedidos de la pandemia, de ahí que se haya dado en este sector el incremento interanual mayor). La construcción aporta casi tres mil nuevos afiliados (8.36%) y sectores como las administraciones públicas, la información y comunicaciones o las actividades profesionales, científicas y técnicas también se hallan por encima de la media. Pierde afiliación sobre todo la hostelería, pero también la educación, los servicios culturales y artísticos y los servicios personales.

No debemos olvidar, por otra parte, que abril fue el mes en el que la afiliación a la seguridad social, tras la declaración de la pandemia, tocó suelo, y que, si comparamos con febrero de 2020 todavía hay nueve mil afiliados menos. Hay que mencionar, además, que más de doce mil trabajadores de media permanecieron en abril en ERTE, por lo que la recuperación del empleo aún está lejana. Si tomamos como base enero de 2020, Aragón todavía está, si comparamos afiliaciones y les restamos los trabajadores en ERTE, con un nivel de empleo del 97.95% de aquella fecha, mientras España está en el 97.83%.

En abril de 2021 se han celebrado en Aragón 38.537 contratos, casi el doble que en el mismo mes de 2020, pero un veinte por ciento menos que en abril de 2019. También en abril, como ya en marzo, la proporción de contratos indefinidos ha superado la barrera del diez por ciento, alcanzando el 12.20%. Con esas cifras de contratación indefinida es difícil que el empleo de calidad se recupere y supere ampliamente las cifras en que se mueve, en torno al cincuenta por ciento del total.

En cuanto a las prestaciones, solo el 52.98% de los parados aragoneses en marzo cobraba algún tipo de prestación, pero solo el 28.84% tenía una prestación contributiva media de 850 euros mensuales.