La crisis de componentes electrónicos, una amenaza para la industria y el empleo en Aragón

UGT Y CCOO reclaman cambios que corrijan la situación de exposición al que está sometido el flujo de componentes en la industria aragonesa

La industria de auto en Aragón tiene fortalezas evidentes que la definen como uno de los grandes generadores de empleo, pero también sufre debilidades que tienen que ver con la falta de autonomía, o si se prefiere, de soberanía industrial, como pone de manifiesto de forma descarnada la crisis de semiconductores que está paralizando a multitud de empresas en nuestra región.

Pero esta no es solo una crisis del auto, si no que afecta a diferentes empresas y que, como una pandemia, va extendiéndose a través de nuestro cuerpo industrial de forma que, si en algún momento hemos parecido asintomáticos, la crudeza de la realidad nos va poniendo frente a un escenario en el que muchas personas se pueden quedar sin trabajo, sin acertar a comprender que le ha conducido a esa situación cuando en sus empresas tenían pedidos suficientes.

UGT y CC.OO, están utilizando las herramientas que en cada lugar contempla la Negociación Colectiva para que la pérdida de producción no se traduzca en una pérdida equivalente de empleo, pero ni las fórmulas más imaginativas serán suficientes para neutralizar por completo una amenaza que está poniendo de rodillas a las mayores empresas del planeta, aquellas que hicieron miles de fantásticos power point, explicando las ventajas de comprar más lejos a menor coste.

UGT y CC.OO. entendemos que esta crisis debe ser entendida como una muestra de la vulnerabilidad a la que queda expuesto el sector, y su empleo, con la suma de la globalización y el modelo de trabajo “justo a tiempo”.

Reclamamos de las diferentes administraciones que los desarrollos pendientes dentro de los planes de la UE tengan en cuenta que la situación mencionada va más allá de una crisis puntual y señala una debilidad grave y estructural que necesita decisiones estratégicas de alcance.