"Los riesgos psicosociales tienen que ser tratados y evaluados. La salud mental ha sido la gran olvidada"

Video Principal: 

UGT Aragón ha reclamado esta mañana reactivar la Mesa de Riesgos psicosociales en las que participan los agentes sociales y económicos, junto a la administración autonómica porque “es el momento actuar” sobre la salud mental en el ámbito laboral. En la presentación del Informe de siniestralidad laboral en Aragón de 2021, el secretario política industrial y sindical de UGT Aragón, José de la Morenas ha destacado la importancia de que las empresas “cumplan con la normativa” de prevención de riesgos laborales y realicen la evaluación de riesgos psicosociales porque “aquello que no se conoce, no se previene”.

José de las Morenas ha destacado que la situación de pandemia ha empeorado y visibilizado una realidad, que el sindicato llevo años denunciando, pero que ha ayudado a situar en el debate social estas patologías. “Los riesgos psicosociales tienen que ser tratados y evaluados por las empresas adecuadamente. La salud mental ha sido la gran olvidada”. Para ello ha reclamado también que este tipo de afecciones sean recogidas en estudios para conocer su repercusión en el ámbito laboral, donde no se conocen datos. En este sentido, solo la Encuesta Europea de Salud del año 2020 del Instituto Nacional de Estadística (INE) ofrece alguna información al respecto de ámbito nacional en la relación con la actividad económica y recoge que el 7,4 % de la población trabajadora en España dice haber tenido algún tipo de sintomatología depresiva con diferente grado de severidad.

En cuanto al conjunto de cifras recogidas en el informe, el sindicato también ha planteado la importancia de disponer de una foto fija real de la situación de la siniestralidad laboral en Aragón, para lo que son necesarios elementos de control y más medios y recursos para la Inspección de Trabajo y el Instituto Aragonés de Seguridad y Salud Laboral (ISSLA). Las estadísticas actuales reflejan una situación que a veces no se corresponde con la gravedad de los accidentes. La notificación de accidentes graves es escasa y la de leves muy numerosa. En el año 2021 se han contabilizado oficialmente 16.455 accidentes en jornada de trabajo, de los cuales 16.302 fueron leves. Los graves fueron 131 y los mortales 22. El sindicato ha remarcado que si el accidente es notificado como grave, la Inspección de Trabajo actúa con celeridad.

Sobre los accidentes con baja laboral, De las Morenas ha apuntado en la misma dirección. Los accidentes sin baja fueron en 2021, 24.207, un número mucho mayor que los sí fueron tramitados como baja 16.455, una situación que también ha considerado anómala.

Crecimiento de la siniestralidad generalizada

La siniestralidad laboral se ha incrementado con carácter generalizado en 2021, un 9, 42% sin embargo José las Morenas ha contextualizado la situación excepcional de la pandemia en 2020, año con el que se comparan los datos, y en el que se modificaron los entornos laborales y se paralizó en parte la actividad económica y productiva.

En el año 2021 además se han contabilizado 2.232 accidentes in itinere (al ir o volver del trabajo), que crecieron un 35, 85% respecto al año anterior. Las enfermedades relacionadas con el trabajo fueron 478, un 36, 57% más que en 2020.

Los accidentes de trabajo en jornada aumentaron en las tres provincias aragoneses, pero es Teruel lo hizo con más intensidad, un 13,52% más.

Por sectores, los índices de incidencia aumentaron, con el sector industrial a la cabeza, seguido de la construcción, el sector agrario y los servicios, aunque mantienen cierta estabilidad respecto a 2020. Es dato, señala que los accidentes aumentan en mayor proporción que la población trabajadora. En Aragón el índice de incidencia general de los accidentes en jornada de trabajo se situó en el 2021 en Aragón en 29 accidentes de trabajo por cada 1.000 personas ocupadas.

En cuanto a las víctimas mortales, en la Comunidad autónoma fallece un trabajador cada 14 días como consecuencia de su trabajo: En 2021, hay que lamentar el fallecimiento de un total de 22 trabajadores en jornada de trabajo y 4 más en el trayecto de ida o vuelta. El perfil durante el año pasado se corresponde con el de un hombre, de 48 años de edad, con una antigüedad de más de 3 años, y con contrato indefinido. Pertenece a una empresa de menos de 25 trabajadores del sector servicios y la causa responde a las condiciones de trabajo.

Además de la necesidad de abordar la prevención de los riesgos psicosociales y la salud mental de manera decidida, y reclamar más medios para la Administración, el sindicato ha demandado la actualización del listado español de enfermedades profesionales,  la inclusión en ella de los riesgos psicosociales, el Covid y el Covid persistente y la formación de los profesionales del salud para la detección de estas patologías, entre otras demandas.