No habrá recuperación sin control de la pandemia

Los datos de paro registrado y afiliación a la Seguridad Social del mes de diciembre. El comportamiento del empleo en Aragón lleva dos meses seguidos siendo peor que en el conjunto de España, con pérdidas de afiliación a la seguridad social anuales superiores a las estatales. En el último mes, a la preocupante situación de la hostelería, sobre todo en Huesca, hay que sumar un retroceso en el sector industrial, tanto de empleo directo como de empleo prestado por empresas de trabajo temporal. Tras el verano, aumentó el número de trabajadores afectados por ERTE (y autónomos por prestaciones de suspensión de actividad) sobre ha ido al alza, todo en los dos últimos meses sin que la evolución de la pandemia, con una posible cuarta ola en Aragón, permita ser optimistas respecto a los próximos meses. Por todo ello UGT Aragón considera imprescindible:

 

  • Reforzar los esfuerzos sanitarios (sobre todo el proceso de vacunación) y personales de todos los ciudadanos, para contener la pandemia y permitir una actividad económica razonable.
  • Que la aplicación de los fondos europeos a los proyectos que se presenten sea lo más rápida posible, acompañada de políticas activas de empleo que permitan la incorporación al mercado laboral de quienes están quedando en el desempleo.
  • Redoblar la protección social, para llegar a un número mayor de parados.
  • Revertir la reforma laboral, por la precariedad del empleo creado que no contribuye a generar expectativas de empleo estable, sobre todo para las generaciones más jóvenes, que corren el riesgo de verse atrapadas de por vida en la red de la precariedad.

 

El paro registrado en Aragón asciende en diciembre a 82.365 personas, lo que supone un incremento de 2.209 parados respecto a noviembre, dato, en términos relativos, es superior al nacional: un 2.76 % frente al 0.96 del conjunto nacional.  El paro aumenta más en hombres que en mujeres y el incremento es superior en los mayores de 25 años que en los de edad inferior. Por provincias, el peor dato es el de Teruel, seguido de Zaragoza sin embargo, Huesca se encuentra en la mejor posición. Por sectores el paro aumenta más en la construcción y la industria, y por debajo de la media en agricultura, servicios y personas sin trabajo anterior.

Respecto a diciembre del año pasado el paro en Aragón ha aumentado, en 17.509 personas, lo que supone un incremento del 27%, por delante de la media nacional, que es del 22.9%. En el año, la provincia peor parada es Huesca, con un incremento del desempleo de un 41.71% seguida  por Teruel, con un 31.26% y Zaragoza en el 24.13%. En términos anuales el paro subió más entre los hombres que entre las mujeres y más entre los menores de 25 años que los mayores de esa edad. Por sectores, el mayor aumento se dio entre las personas que buscan su primer empleo, seguido de la agricultura y los servicios.

Los datos de afiliación a la seguridad social también indican un peor comportamiento del mercado laboral aragonés en este mes de diciembre. Mientras la afiliación ha crecido ligeramente en España, con un incremento del 0.14%, en Aragón la caída ha sido de 1.766 afiliaciones (-0.31%). La construcción es el sector más castigado en el mes, seguida de las actividades auxiliares (que, con una estimable caída de la industria, indican una pérdida de empleo importante en esta actividad) y, naturalmente la hostelería sigue siendo un sector muy castigado. Sin embargo sigue creciendo el sanitario. Territorialmente es Teruel la provincia peor parada.

El dato interanual aragonés, que se había mostrado más positivo que el estatal hasta noviembre, vuelve a ser peor que el nacional. España arroja un retroceso interanual en las afiliaciones del -1.86%, mientras que en Aragón el dato es del -2.23%. Territorialmente Huesca es la provincia con el peor dato, y con un sector que explica una buena parte de la pérdida de afiliaciones, la hostelería, que tampoco remonta en las otras dos provincias. Sectores como el comercio, sobre todo en Zaragoza, las actividades educativas, recreativas y culturales y los servicios personales sufren también serios retrocesos, mientras que en positivo se pueden citar las actividades sanitarias y sociosanitarias y las administraciones públicas.

A estas cifras hay que añadir las de trabajadores que permanecen en expediente de suspensión o reducción de jornada, que en el mes de diciembre fueron una media de 19.590 personas, frente a los 17.304 de noviembre, un dato preocupante, por cuanto en meses anteriores las cifras se habían llegado a situar por debajo de las tres mil personas. A ello habría que añadir los autónomos que cobran la suspensión de actividad.

El empleo precario sigue siendo el dominante en España. En el mes de diciembre el dato nacional de contratos indefinidos sobre el total no llega ni siquiera al nueve por ciento (8.25%), mientras que en Aragón es del 9.01%. Las cifras, además, de los contratos indefinidos a tiempo completo son todavía menores, sobre todo en el caso de las mujeres.

En el mes de diciembre, por poner un ejemplo, se destruyeron trece mil empleos temporales a tiempo completo que fueron sustituidos por el mismo número de empleos temporales, pero a tiempo parcial. En este momento, en el régimen general de la seguridad social solo el 50.72% de las afiliaciones son indefinidas a tiempo completo.

En cuanto a las prestaciones, si excluimos las prestaciones por ERTE, en noviembre solo el 47% de los parados aragoneses cobraba algún tipo de prestación, pero solo el 32% tenía una prestación contributiva media de 848 euros mensuales.