“No podemos dejar atrás a las mujeres en la integración a la digitalización y las profesiones del futuro”

La secretaria de Igualdad, Juventud y Movimientos Sociales, Medea Gracia ha señalado que es necesario “ponerle freno" a la brecha salarial desde el conjunto de la sociedad, ya que aunque los datos muestren una "mejoría” todavía "queda mucho trabajo por hacer” y ha puesto el acento en la educación, como el primer escenario de “sesgo de género” con el que se encuentran las mujeres por lo que ha reclamado acciones de orientación educativa para las alumnas de todos los niveles y la importancia de contar con referentes femeninos “no podemos dejar atrás a las mujeres en la integración a la digitalización y las profesiones del futuro”.

Según el estudio de UGT Aragón, “Mujeres en el Mercado laboral en Aragón en 2021” que ha presentado esta mañana Medea Gracia, junto a Elena Espinosa, responsable del Área de Mujer de UGT Aragón existe una tendencia de la mujer a cursar estudios que posteriormente dan entrada al sector servicios, mientras que su participación en la profesiones tecnológicas e industriales es muy escasa tanto en las diferentes modalidades de Formación profesional como en los estudios universitarios. La participación de las mujeres es minoritaria en la formación profesional donde representan el 29.6 % en la FP básica y ronda el 40 % en la los grados medios y superiores, mientras son mayoritarias en bachillerato (54, 62%) y universidad (53, 12%). Como ejemplo, los en los estudios de grado por los que más se decantan tienen que ver con la Educación, la Sanidad y Ciencias sociales; el Derecho, la Administración y Dirección de empresas, mientras tienen una muy escasa participación en los grados de Ingeniería, hasta el punto de que en ingeniería informática ni siquiera alcanzan el diez por ciento del total su representación.

En cuanto a la brecha salarial ha recordado que el paso 7 de marzo entró en vigor la totalidad del Reglamento de Igualad Retributiva, que plantea las directrices, de cómo llevar a cabo las dos herramientas: el registro salarial y la auditoría salarial, en las empresas “un herramienta fundamental para combatirla” donde ha ejemplificado como se puede ahondar en las diferencias entre los complementos salariales, que se dan en ciertas profesiones entre hombres y mujeres, como los relativos a la “fuerza física”. En este sentido ha demandado al Gobierno recursos económicos y humanos, ya que ha detallado que esta tarea conlleva la revisión de todos los convenios colectivos "uno a uno" para introducir los registros salariales y la elaboración y revisión de los Planes de Igualdad en las empresas de más de 50 personas trabajadoras.

Por su parte Elena Espinosa, ha destacado que el informe junto a la jornada “Discriminación de la mujer trabajadora y acoso por razón de sexo en el ámbito laboral y sindical”, dirigida a delegados y delegadas sindicales y que mañana celebra la organización en el Centro de Formación Arsenio Jimeno ponen el “colofón” a las acciones que ha realizado el sindicato desde el Día Internacional de la Mujer, en concreto aquellas en las que se denunciaron las diferentes trabas con las que se encuentran en su trayectoria laboral la mujer. La jornada de mañana incluye también una mesa redonda en la que participan diferentes profesionales de áreas como el Derecho, la Universidad o el ámbito laboral y sindical, entre las que se encuentra la vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas.

Las cifras del mercado laboral

Entre los datos más relevantes del informe destaca que se está produciendo una tendencia de progresivo cierre de las brechas tanto en población activa, ocupación y personas desempleadas. La de inactividad, que era “favorable” a las mujeres también se reduce a la mitad. La Brecha salarial en Aragón casi 22,89% (por encima de la media nacional), aunque se ha recortado en 3.59 puntos desde 2008.

Desde 2007 se observa una paulatina pérdida de población activa masculina, que se compensa con el incremento de la femenina. Hay casi 36.000 activos menos y 23.000 activas más.

Durante el año 2021 ha aumentado la ocupación masculina, pero sobre todo la femenina, y el empleo masculino no se ha recuperado de la crisis covid, mientras que el femenino, sí. Otro tanto ocurre con el largo periodo transcurrido desde 2007, en el que se ha perdido mucho empleo masculino, pero se ha ganado femenino

En cuanto a la inactividad, como diferencias en el caso de las mujeres, el aumento por motivos de jubilación y sobre todo, la caída del número de mujeres que se dedican a las tareas del hogar, que son cuarenta y tres mil menos que en 2007. Sin embargo, aún siguen siendo el noventa por ciento de los que se dedican a esas tareas

El empleo, además, se gana en las franjas de edad a partir de los cuarenta y cinco años, y se pierde en las anteriores, por lo que se da un fenómeno de paulatino envejecimiento de nuestro mercado de trabajo.

La temporalidad es mayor entre las mujeres que entre los hombres. El comportamiento más negativo, en todo caso, se ha dado en el sector público y las contrataciones a tiempo parcial siguen realizándose en su mayoría a las mujeres, más de una cuarta parte de contrataciones son a tiempo parcial

En el último año ha aumentado la precarización de las contrataciones se han realizado solo un 5% de contratos indefinidos a tiempo completo hombres y un 4% a mujeres. Solo el 38, 59% de las mujeres tiene un contrato indefinido a tiempo completo y tiene una jornada media semanal inferior al 12, 37% a la de los hombres.

La brecha en las pensiones de jubilación que son las de mayor cuantía y responden a las cotizaciones realizadas a lo largo de la vida laboral se ha reducido; era en 2008 del 40.89%, y en 2021 ha caído más de cinco puntos, hasta quedar en el 37.29%. No obstante, en 2021 la pensión de jubilación femenina media en Aragón quedó por debajo del salario mínimo interprofesional.

El análisis sectorial nos muestra que algunos sectores que concentran los riesgos de brecha salarial y precariedad para las mujeres más elevados se encuentran fundamentalmente la hostelería, la limpieza y los servicios personales.