No se puede seguir poniendo en el punto de mira a las plantillas de las residencias

  • Reclama al Gobierno de Aragón mayor implicación con las trabajadoras y le pide prudencia

Fesp UGT reclama una mayor implicación de la Consejería de Derechos Sociales y Ciudadanía en las residencias que evite la precarización del sector y se valore el esfuerzo y trabajo que realizan todos los días y que defienda la labor del personal de residencias que han puesto en riesgo su propia salud y la de sus familias desde que comenzó la pandemia.

En una entrevista en Heraldo de Aragón, el domingo 9 de agosto la Consejera de Derechos Sociales y Ciudadanía del Gobierno de Aragón, Maria Victoria Broto pone nuevamente en el punto de mira a las trabajadoras de residencias como posible causa de contagio en los centros, medio donde afirma: “Las residencias las tenemos encapsuladas, quién entra y sale es el personal”.

La pasada semana FeSP UGT Aragón alertó de la lentitud en la realización de pruebas diagnósticas para la detección del Covid entre las trabajadoras de residencias con casos. El sindicato denunció que la plantilla tiene obligación de acudir al centro de trabajo mientras les realizan la prueba, por lo que solicitó que se realizaran pruebas PCR semanalmente al personal.

Por otro lado hay que destacar, que los protocolos en las residencias, especialmente en las de menor tamaño son diferentes. Mientras en unas no se permiten visitas, otras si lo hacen por un espacio breve de tiempo, e incluso reciben a sus propios proveedores.

Por todo ello, el sindicato pide prudencia en estas manifestaciones y pide que la Consejería defienda la labor del personal de residencias que han puesto en riesgo su propia salud y la de sus familias desde que comenzó la pandemia. Y más cuando tanto la Administración como las empresas han priorizado en aumentar el número de residentes en los centros, pero no ha ocurrido así con la mejora de las condiciones laborales de las trabajadoras.

UGT lleva años denunciando las condiciones laborales en las que trabajan, salarios por debajo de mil euros y ratios de personal prehistóricas que implican una carga laboral desmedida e injusta tanto para trabajadoras como para residentes. Una y otra vez el sindicato ha demandado la modificación del Decreto 111/92 que regula las ratios de personal en residencias algo que se sigue haciendo caso omiso hasta el momento.

FesP UGT Aragón ha exigido inspecciones en las residencias, que no se permitan ERTES ni disminución de plantillas, PCR semanales y EPIS suficientes. Sin estas medidas condenamos a las plantillas a una fragilidad laboral que además afecta ahora a su propia salud.

La Consejería debería agradecer la labor de estas trabajadoras que han puesto por delante la responsabilidad y el afecto por los residentes a su precaria situación laboral.