Sin seguimiento de la situación laboral en las residencias

FeSP UGT Aragón considera alarmante que ante la situación actual con un repunte de la pandemia, las residencias sigan manteniendo ERTES, ajustes de plantilla y despidos de trabajadoras.

FeSP UGT denuncia que para las trabajadoras de residencias, no solo no ha cambiado nada respecto a las condiciones laborales previas al COVID -19, sino que ahora se están viendo empeoradas. Muchas residencias están realizando ajustes de plantillas, despidiendo trabajadoras y planteando ERTES. FeSP UGT lamenta que no se haya aprendido nada tras lo ocurrido en los últimos meses.

En un sector, con bajos salarios que ni tan siquiera siquiera llegan a ser mileuristas- hecho que UGT lleva años denunciando- se une, que en estos días algunos centros han realizados despidos de personal que era fijo de plantilla, y a trabajadoras que se contrató durante los peores meses de la pandemia. Tampoco se ha sustituido al personal que se encuentra de vacaciones. Para suplir este déficit de personal algunos centros fomentan la movilidad de funciones entre las diferentes categorías profesionales hacia un modelo asistencial de “chica para todo”.

Por parte de la Consejería de Derechos Sociales y Ciudadanía tampoco se han realizado los suficientes controles para que esto no ocurra ni se ha realizado ningún avance en la modificación del Decreto 111/92 respecto a las ratios de personal.

A día de hoy, FeSP UGT Aragón considera que las residencias se enfrentan a posibles rebrotes de COVID en situación de debilidad y que se debe hacer un esfuerzo por parte tanto de la Consejería como de las empresas para evitar que la pandemia tenga como consecuencias el aumento de la precariedad laboral en el sector.