UGT Aragón obtiene la certificación de electricidad cien por cien verde

UGT Aragón ha obtenido el certificado de electricidad cien por cien verde por parte de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y Feníe Energía para 2021, lo que equivale a compensar más de 135 toneladas de emisiones de CO2 en el año.

La certificación verde supone que Feníe Energía, comercializa a UGT Aragón energía verde, es decir, que volcará a la red electricidad  proveniente de instalaciones productoras de energía renovable, en las cantidades equivalentes al consumo eléctrico de todas las sedes del sindicato en Aragón durante el año, es decir 135 toneladas de emisiones de CO2.

UGT Aragón dispone del sello RSA (Responsabilidad Social en Aragón) y dentro de sus compromisos con el medio ambiente, integra la lucha contra el cambio climático, procurando que sus propias instalaciones sean más sostenibles con el entorno.

Hace 10 años que el sindicato inició su proyecto de lucha contra el cambio climático, a través de medidas de ahorro energético y reducción de emisiones de CO2. Comenzó por la renovación de instalaciones de gas y electricidad, se realizaron auditorías energéticas de todas las sedes, implementando medidas de ahorro como el control del apagado de todos los equipos, la supervisión de las temperaturas de consigna en invierno y verano, la revisión de las potencias contratadas, la sustitución de diferentes sistemas de iluminación tradicional por LED, así como campañas de concienciación y sensibilización para todo el personal, así como para quienes a diario acuden al sindicato, personas afiliadas y delegados y delegadas. En el Centro de Formación “Arsenio Jimeno”, el edificio con mayor consumo energético de sindicato, llegó a registrar y certificar su Huella de Carbono hace cuatro años.

UGT Aragón también ha participado activamente en la Estrategia Aragonesa de Cambio Climático desde sus inicios, a través de la puesta en marcha de planes de acción en sus sedes, para su plantilla y para las personas afiliadas, y en los procesos que han permitido sumar esfuerzos en el reto que plantea la lucha contra el cambio climático.

La certificación de electricidad cien por cien verde, supone un esfuerzo más en la lucha contra el cambio climático y por la consecución de los objetivos de reducción planteados por la Estrategia Aragonesa de Cambio Climático para el año 2030.