UGT y CCOO Aragón reclaman visibilidad y una mejor calidad de vida para las personas mayores

Esta mañana la Unión de Jubilados y Pensionistas de UGT Aragón y la Federación de Pensionistas y Jubilados de CCOO Aragón han realizado una radiografía de la situación de los pensionistas en la comunidad autónoma con motivo de la celebración, mañana del día internacional de las personas mayores. Tras la rueda de prensa, una delegación de ambos sindicatos ha entregado un manifiesto conjunto con sus reivindicaciones en la delegación del Gobierno.

Actualmente en España de los 47,3 millones de habitantes casi el 20% son personas mayores de 65 años. Una cifra que incrementará ya que los cambios de demográficos dibujan un escenario donde la población mayor tendrá cada vez más presencia. En la rueda de prensa de esta mañana, CCOO y UGT han reclamado al Gobierno y a las administraciones autonómicas un conjunto de propuestas para mejorar la calidad de vida de los jubilados y pensionistas de Aragón.  

Los sindicatos reclaman el desarrollo e implantación de políticas públicas en materia de promoción de salud. “Es un elemento imprescindible para garantizar el envejecimiento activo y la falta de estas suponen un deterioro más precoz de nuestra salud y las capacidades autónomas de los mayores.” Para ello, aseguran que sería necesario destinar, al menos, el 7,2% del PIB a la sanidad pública y de ese gasto dirigir el 25% del total a la atención primaria. “La atención primaria sigue en una situación crítica. Nos cuesta 48 horas conseguir una cita y siguen primando las telefónicas por las asistenciales”, asegura Manuel Martín, secretario general de la Federación de Jubilados y Pensionistas de CCOO Aragón.

En cuanto al ámbito sanitario, la atención a la dependencia y domiciliaria, las residencias y los servicios sociales Tomas Yago, secretario general de la Unión de Jubilados y Pensionistas de UGT Aragón ha instado a “aprender de las consecuencias de la Pandemia e impulsar políticas centradas en las personas” para todos ha reclamado una “atención personalizada, un trato digno y una reducción de los tiempos de espera”. En este sentido considera imprescindible la estabilidad de las plantillas para una mayor calidad en la atención y fomentar la coordinación de los servicios, especialmente en el medio rural. Para continuar avanzando, ambos sindicatos apuestan por aportar en la gestión pública, incrementar la dotación presupuestaria, así como aumentar las inspecciones de los recursos y servicios prestados.

Ambos sindicatos han reclamado un cambio del modelo de residencias en España donde el epicentro sean las personas y no los beneficios empresariales.

En la comunidad autónoma aragonesa la pensión media ronda los 1.155,2 euros una cantidad muy justa para hacer frente a la constante subida de los precios, sobre todo de los alimentos y bebidas no alcohólicas, el desmedido coste de la electricidad y los carburantes. Por ello, reclaman garantizar unas pensiones dignas.

Carmen Ledesma, Secretaría de Envejecimiento Activo y Acción sociocultural de UJP UGT Aragón ha relatado las dificultades de muchas personas mayores para hacer frente a gastos de centros de día y residencias de algunos de los cónyuges, mientras que otro debe seguir haciendo frente a los gastos del día a días.

CCOO y UGT alertan que muchos hogares están afectados por la crisis energética. Ambos sindicatos han desarrollado una campaña con movilizaciones y concentraciones en diferentes localidades aragonesas “contra la pobreza energética en la que hemos reclamado que se revisen los criterios de acceso al bono social térmico. Solicitamos al Ayuntamiento de Zaragoza que ponga en funcionamiento oficinas para el asesoramiento e información y queremos evitar los cortes de suministro en los hogares que no se pueden hacer cargo de la factura de la electricidad”, asegura Benito Carrera, responsable de política social de la Federación de Pensionistas de CCOO Aragón.

En cuanto a la transformación digital, Tomás Yago ha lamentado que “la digitalización sean una vía más de desigualdad y marginación de las personas mayores” razón por la cual siguen apostando por la divulgación y formación en los conocimientos técnicos necesarios para el acceso de los mayores a formatos digitales. Sin embargo, ha sido más crítico con los problemas de acceso al sector bancario porque “el problema de fondo siga sin estar resuelto” ya que el 20% de las oficinas no contempla servicios específicos para mayores, sigue faltando sucursales bancarias o cajeros automáticos en el medio rural y el mantenimiento de las comisiones bancarias, es especialmente elevado para los pensionistas con ingresos más bajos.