“No hemos recuperado el empleo perdido en la Crisis”

“La crisis para el empleo no ha terminado ni en España ni en Aragón pese a la recuperación económica” ha asegurado hoy el secretario general de UGT Aragón, Daniel Alastuey en la presentación del informe Análisis del mercado laboral en Argón en 2019. Perspectivas para 2020. “Generamos la misma riqueza pero las rentas salariales aún no han vuelto a los niveles de 2007, mientras las rentas empresariales se han más que recuperado” ha añadido.

El informe señala que 2019 ha sido un buen año para el empleo en Aragón pero ha seguido “la inercia” ligada al crecimiento económico, sin que se hayan corregido los graves problemas de fondo. Según la Encuesta de Población Activa hay 14.200 empleos más respecto a 2018, ha bajado del desempleo (-6.900) y ha crecido la población activa (+7.400). Las cifras son también positivas en afiliaciones a la Seguridad Social, pero desde la segunda mitad del año el ritmo de crecimiento es menor respecto a 2018, con cifras próximas al 2%.

Doce años después de la crisis, para tener un volumen de trabajo similar a este periodo faltarían aún 40.000 empleos. El crecimiento del paro ha ido en paralelo, que por la caída de los activos se sitúa en 31.000 más que al inicio de la crisis. La mitad son de larga duración – se acercan al 50%- y de difícil reincorporación al mundo del trabajo.

Las cifras de actividad en este periodo revelan un envejecimiento generalizado de nuestro mercado laboral y de una mayor incorporación de la mujer. Hay 18.300 activas más que en 2007, pero no compensan la pérdida de 27.200 hombres en edad de trabajar. Solo ha frenado en parte este envejecimiento, el trabajo de personas extranjeras que han impedido la caída de población y de población activa.

Al problema de la pérdida de empleos se suma el de su escasa calidad. Sobre todo a partir de la reforma laboral de 2012, con un crecimiento enorme del empleo a tiempo parcial, y de carácter involuntario que se ha cebado sobre todo en las mujeres. Además menos del 50% de los trabajadores tienen un contrato indefinido y a tiempo completo y solo el 6,6 de los contratos que se celebran son de estas características.

En opinión de Daniel Alastuey los trabajadores son quienes “han pagado la crisis”.  Después de varios años de crecimiento económico y con el cambio de Gobierno “es hora de recuperar terreno tanto en la cantidad y la calidad de los empleos, así como cuantía en las retribuciones”. Sobre estas últimas, ha llamado la atención que sólo el 10% de los trabajadores con los salarios más elevados, hayan sido los que han salido “ganando” con la crisis y que las personas con salarios más bajos fueran las que más poder adquisitivo perdieron. Aunque el análisis utiliza datos hasta 2018, el incremento salarial de 2019 habrá disminuido algo esa pérdida por las políticas de subida del SMI, así como la subida salarial de los empleados públicos y el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación colectiva, en la que UGT ha participado.

Ante las voces que alertan de la ralentización económica, UGT ha pedido a los Gobiernos que practiquen un cambio de políticas, “que no se duerman” y a la sociedad y los trabajadores que “tomen conciencia de la situación”, porque aunque es mejor que en 2013, no lo suficientemente para decir que se ha superado la crisis. Por ello urge a que se afronten reformas que permitan adaptarnos a la digitalización y a la transición energética, la modernización del tejido industrial más allá de los proyectos agroalimentarios y las nuevas tecnologías que están en marcha, la derogación de la reforma laboral para acabar con la pésima calidad del empleo, el mantenimiento de políticas activas- que atiendan en especial a los parados de larga duración  y poner en marcha una política de rentas que reequilibre el reparto de la riqueza generada, a través del paulatino incremento del SMI  hasta el objetivo europeo y renovar los acuerdos de negociación colectiva entre empresarios y sindicatos.